• Decir no al desastre

    Por
    Marine Le Pen durante su mitin en Villepinte, el lunes 1 de mayo de 2017. © Reuters Marine Le Pen durante su mitin en Villepinte, el lunes 1 de mayo de 2017. © Reuters

    Contra Marine Le Pen, nosotros votaremos por Emmanuel Macron el domingo 7 de mayo. No será para aprobar su programa, sino para defender la democracia como espacio de libre crítica, una crítica que no excluye las políticas del candidato de En Marche!. Puesto que con la extrema derecha identitaria y autoritaria, este derecho fundamental será, sin duda, cuestionado. 

  • Nosotros, Presidente(s): actuar más allá del voto

    Por

    La buena noticia de esta elección es que acentúa la crisis del presidencialismo francés. La mala es que se juega a la ruleta rusa. La elección es tan aleatoria que se llevará a cabo bajo la presión de los eventos, a la estela del último atentado cometido en París. Es por este motivo que, más allá del voto, debemos apostar por la sociedad y la movilización de sus ciudadanos. 

  • Frente a la corrupción, la indignación no es suficiente

    Por

    ¿Debemos seguir viendo la telenovela de “affaires” que arrollan la vida pública desde hace treinta años como si no pasara nada? En Rumanía, en Islandia o en Brasil, multitudes se manifiestan contra la corrupción de las clases dirigentes. En Francia, nada. Los ciudadanos también tienen la responsabilidad de reaccionar. 

  • Democracia: corregir o borrar

    Por y Jesús Maraña

    La ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, recibirá este martes 10 de enero a los representantes de las víctimas del accidente del Yak-42 que costó la vida a 62 militares españoles, y que podría haberse evitado, como acaba de establecer el dictamen del Consejo de Estado resuelto por unanimidad de sus miembros. ¿Asumirá el Gobierno español en todos sus términos el informe del Consejo de Estado sobre el Yak-42? La salud democrática depende de su capacidad para corregir errores sistémicos.

  • Alepo: Vladimir Putin o la barbarie intencionada

    Por
    Alepo, entre las ruinas del centro de la ciudad, noviembre de 2016. © Reuters Alepo, entre las ruinas del centro de la ciudad, noviembre de 2016. © Reuters

    Una masacre puede esconder otra. Alepo, como Gernika hace casi 80 años, anticipa algo que nos negamos a ver venir. El presidente ruso será el primer abanderado de este mundo consagrado a la ley del más fuerte.

  • Un 11 de Septiembre político

    Por

    Heredero monstruoso de los años de Bush, Donald Trump encarna el episodio más espectacular de un ciclo mundial que responde a los ecos de la guerra, el odio, el aislacionismo y el nacionalismo. 

  • Estados Unidos, un país acobardado

    Por y Javier Valenzuela
    En la convención republicana, julio de 2016. © Reuters En la convención republicana, julio de 2016. © Reuters

    El miedo ha sido la principal motivación de los votantes de Clinton y Trump. El capitalismo salvaje y globalizado ha desvanecido la esperanza que encarnó Obama.

  • El periodismo frente al terror

    Por

    El periodismo debe ayudarnos a reflexionar para impedir que sucumbamos al miedo. Se trata de un verdadero reto cuando nos encontramos frente a la tragedia de los atentados: evitar la indiferencia ante la emoción general y, sobretodo, ante el sufrimiento de las familias, esforzándonos por no perder de vista la razón, el análisis y la investigación. Lo que Albert Camus llamaba un « periodismo crítico ».

  • Brexit, una catástrofe bienvenida

    Por

    El « no » británico firma la victoria de la extrema derecha, encarnada por el repugnante Nigel Farage y su partido, el UKIP. En este sentido, estamos ante un drama. Pero este « no » firma también el acta de defunción de una Unión Europea confiscada a los ciudadanos. Es necesario comenzar de cero, ¿no se trata de una buena noticia? 

  • Bernard Cazeneuve no debería tener derecho a manifestarse

    Por

    En Francia, donde la violencia policial protagoniza las manifestaciones y movilizaciones contra la reforma de la ley laboral desde hace semanas, Bernard Cazeneuve, ministro del Interior, se pasea de medio en medio para denunciar, alto y claro, a los « revienta manifestaciones extremistas ». Sin embargo, sería mejor que se ocupara de restablecer el orden entre las fuerzas de seguridad, instrumentalizadas para desacreditar al movimiento social.