Opiniónes

  • Cataluña: el 21-D no puede ser «normal»

    Por y Jesús Maraña

    Lo único claro a día de hoy es que el 21-D no se celebrarán unas elecciones autonómicas « normales ». ¿Cómo va a ser « normal » que la disputa por el liderazgo nacionalista se produzca entre un fugado y un preso preventivo? Jesús Maraña, director de infoLibre, socio editorial de Mediapart en España, analiza el inédito escenario en el que arranca la campaña electoral catalana. 

  • Cuando lo francés es tóxico

    Por y Javier Valenzuela

    El atentado del Sinaí vuelve a evidenciar las falacias de la islamofobia. Una visión absolutista del laicismo es un truco habitual en Francia para justificar la islamofobia. Absolutista porque el laicismo no quiere decir que desde el Estado tenga que combatirse tal o cual religión, el laicismo significa que el Estado no asume ninguna creencia como oficial u oficiosa, y garantiza la libertad de todas. Lo dicho: no todo lo procedente de Francia es saludable. Algunas cosas son tóxicas. 

  • Cuando la libertad se extingue en silencio

    Por

    La Asamblea Nacional francesa aprobó el proyecto de ley que fortalece la seguridad interior y la lucha contra el terrorismo. Al incorporar el estado de excepción en la legislación general, una mayoría de diputados, socialistas incluidos, escogió sacar a Francia del Estado de Derecho.

  • Cataluña y los riesgos de la izquierda

    Por y Jesús Maraña

    Empieza a cundir el temor en distintos ámbitos de la izquierda española, de forma transversal y por encima de las siglas, acerca de las consecuencias electorales que podría provocar la crisis catalana.

  • Por la abolición de las armas nucleares

    Por
    La portada de « Le Monde » del 8 de agosto de 1945. La portada de « Le Monde » del 8 de agosto de 1945.

    El Premio Nobel de la Paz, otorgado a la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), una coalición de cientos de ONG de decenas de países, pone de manifiesto la irresponsabilidad de los Estados al tratar de disuadir mediante el terror. Lejos de garantizar la paz, se extiende el riesgo de una catástrofe monstruosa, como lo ejemplifica la crisis coreana.

  • El deber de hospitalidad

    Por
    Una operación de auxilio de migrantes en el Mediterráneo, el 20 de octubre de 2016. © Reuters Una operación de auxilio de migrantes en el Mediterráneo, el 20 de octubre de 2016. © Reuters

    Cuando en Francia la solidaridad se ha convertido en un delito, sancionado por los tribunales, la Unión Europea permite a Italia criminalizar a las ONG que auxilian a inmigrantes en el Mediterráneo. Esta política de rechazo y de indiferencia es tan irrealista como inhumana.

  • La democracia explicada a Emmanuel Macron

    Por
    Donald Trump y Emmanuel Macron en Los Inválidos, París. © Reuters/Charles Platiau Donald Trump y Emmanuel Macron en Los Inválidos, París. © Reuters/Charles Platiau

    Del 14 de mayo al 14 de julio, dos meses de presidencia Macron han confirmado sus políticas económicas y sociales ultraliberales. Pero también han puesto de manifiesto una práctica del poder políticamente poco liberal, como lo demuestra su actitud frente al derecho de interpelación de los medios de comunicación.

  • Decir no al desastre

    Por
    Marine Le Pen durante su mitin en Villepinte, el lunes 1 de mayo de 2017. © Reuters Marine Le Pen durante su mitin en Villepinte, el lunes 1 de mayo de 2017. © Reuters

    Contra Marine Le Pen, nosotros votaremos por Emmanuel Macron el domingo 7 de mayo. No será para aprobar su programa, sino para defender la democracia como espacio de libre crítica, una crítica que no excluye las políticas del candidato de En Marche!. Puesto que con la extrema derecha identitaria y autoritaria, este derecho fundamental será, sin duda, cuestionado. 

  • Nosotros, Presidente(s): actuar más allá del voto

    Por

    La buena noticia de esta elección es que acentúa la crisis del presidencialismo francés. La mala es que se juega a la ruleta rusa. La elección es tan aleatoria que se llevará a cabo bajo la presión de los eventos, a la estela del último atentado cometido en París. Es por este motivo que, más allá del voto, debemos apostar por la sociedad y la movilización de sus ciudadanos. 

  • Frente a la corrupción, la indignación no es suficiente

    Por

    ¿Debemos seguir viendo la telenovela de “affaires” que arrollan la vida pública desde hace treinta años como si no pasara nada? En Rumanía, en Islandia o en Brasil, multitudes se manifiestan contra la corrupción de las clases dirigentes. En Francia, nada. Los ciudadanos también tienen la responsabilidad de reaccionar.