Opiniónes

  • El decretazo de Valls

    Por
    Le ministre de l'Economie Emmanuel Macron et le premier ministre Manuel Valls à l'Assemblée nationale ce mardi. © Reuters Le ministre de l'Economie Emmanuel Macron et le premier ministre Manuel Valls à l'Assemblée nationale ce mardi. © Reuters

    Ante la división existente en la Asamblea en las filas socialistas, el primer ministro francés, Manuel Valls, optó el 17 de febrero por no arriesgarse y aprobó la llamada Ley Macron por decreto, con el artículo 49.3 de la Constitución. Se trata de una de esas armas constitucionales de doble filo : permite obviar el debate parlamentario para pasar al ordeno y mando, pero también pone de manifiesto que el Gobierno carece de respaldo en la Cámara.

  • Carta a Francia

    Por

    Los atentados de enero nos obligan a pasar a la acción. No a las políticas del miedo, partidarias de que entremos en guerra, sino a las políticas de la igualdad, democráticas y sociales que, por sí solas, podrán hacer remitir la necrosis de la esperanza de la que se nutre la guerra de las identidades.

  • Tras las movilizaciones masivas de Francia, ¿ahora qué?

    Por

    Las demandas de los manifestantes eran múltiples pero tienen un objetivo común : elevar el debate público. Ahora la responsabilidad recae en manos del Gobierno y todo ello pese a que, desde 2012, tanto François Hollande como Manuel Valls han hecho oídos sordos a las reclamaciones del pueblo francés.

  • Manifestarse por un despertar ciudadano

    Por y

    Nosotros no nos manifestaremos con François Hollande, Angela Merkel, David Cameron, Mariano Rajoy, Matteo Renzi, Nicolas Sarkozy o Brice Hortefeux, en esta unidad confusa que hace las veces de unanimidad petulante y, por tanto, carente de sentido y, sobre todo, de proyecto. ¿ Debe esto disuadirnos de manifestarnos ? En absoluto. Al contrario, este despertar de la sociedad se acompañará del despertar de nuestro debate público. 

  • Un atentado contra nuestras libertades

    Por

    El atentado cometido por un comando compuesto por tres hombres contra Charlie Hebdo el 7 de enero es sin lugar a dudas el « día más negro de la prensa francesa ». Se trata de un acto sin precedentes, un acto nunca antes ocurrido en Francia ni en el resto del mundo, contra nuestras libertades individuales y colectivas. 

  • Teníamos razón respecto a Cuba

    Por Javier Valenzuela (infoLibre)

    El embargo, bloqueo o llámele como usted quiera al que Estados Unidos tenía sometido a Cuba desde hace más de medio siglo era uno de los mayores disparates de la política internacional. No es sólo que fuera cruel, injusto y condenado por la mayoría de la comunidad internacional, es que, además, era contraproducente y contrario a los intereses de Estados Unidos.

  • Una tragedia norteamericana

    Por

    « No se trata de lo que hacemos a nuestros enemigos, se trata de nosotros. Se trata de quiénes somos, de quiénes hemos sido y de quiénes esperamos ser. Se trata de la manera en que nos presentamos ante el mundo. » Esta frase, pronunciada por el senador John McCain tras la publicación del informe sobre las torturas cometidas bajo la administración Bush, subraya que los errores de la CIA no son solo atribuibles a la agencia, sino a toda la nación.

  • Valls quiere acabar con la «izquierda del pasado» y se lanza a depurar el partido

    Por

    El primer ministro francés parece empeñado en el autoritarismo como estrategia política. Manuel Valls quiere abrir un debate en el seno de PS para acabar con la « izquierda del pasado » y se plantea eliminar incluso del nombre del partido su esencia : socialista.

  • Jean Tirole, Premio Nobel de los «impostores de la economía»

    Por

    El galardonado es el presidente y fundador de la Escuela de Economía de Toulouse, uno de los principales promotores en Francia de la OPA lanzada por el sector financiero a la enseñanza y a la investigación económica en la universidad.

  • Palestina : Señor presidente, está usted descarriando a Francia

    Por

    Desde alinearse de antemano con la extrema derecha israelí a prohibir manifestaciones de solidaridad con el pueblo palestino, por no hablar de la equiparación de dicha solidaridad con un antisemistismo maquillado de antisionismo.