“Nibar” y “Nichon”, dos mamas de los curiosos negocios de Thierry Gaubert y de su socio

Par et
Cet article est en accès libre. L’information nous protège ! Je m’abonne

“Es verdad que se ven bastante putas, esas dos”

En un email enviado a Mediapart, el Sr. Couzi ha dado una versión un tanto diferente de los hechos: "Hélène Gaubert no se encontraba en Nilo cuando las supuestas prostitutas estaban de paso para un fin de semana en Cactus. En cambio, Astrid Betancourt llegó especialmente de Bogotá sin avisar, acompañada por su madre y otra persona para recuperar a sus hijos manu militari, ya que efectivamente la nana quien cuidaba a sus hijos le había avisado por teléfono que personas vulgares se encontraban en la casa."

 

M. Couzi. © dr M. Couzi. © dr

Y añade: "Tres muchachas y uno de sus amigos, todos originarios de Barranquilla, quienes estaban de paso por la región, se encontraban efectivamente en la casa. En efecto, yo los había invitado a pasar el fin de semana en Cactus. Ha sido por sus modales ‘populares' que la empleada ha pensado que dichas muchachas eran prostitutas, alertada por la hija de Astrid, poco acostumbrada a la ‘vulgaridad'."

"Esta mujer (Astrid Betancourt, nr) jamás ha puesto los pies en esa casa cuando yo estaba allí, asegura por su lado Thierry Gaubert. Lo que contó forma parte de las maquinaciones contra mí." Interrogado sobre la elección de los nombres de los bares ("Nibar" y "Nichon", pues), el Sr. Gaubert asegura que sólo se trata de un "juego de palabras".

"Con Thierry Gaubert, creamos en efecto el bar Nibar, me parece que en el 2003, con 10.000 dólares cada uno, cuenta por su parte Jean-Philippe Couzi. Nuestro tercer socio es el propietario del local, un Colombiano, Rodrigo. ‘Nichon' era el nombre del segundo bar que creé solo en el 2005, que no funcionó bien, y que desde entonces se convirtió en un bazar que he puesto en renta: el edificio del que soy propietario, compuesto por un solo piso, cuenta con una decena de estudios que rento esencialmente a militares de la escuela militar Espro."

Una de las novelas SAS de Gérard de Villiers, Ramenez-les vivants, ya señalaba en el 2004 la existencia del Nibar en Colombia. El escritor era en efecto uno de los amigos de otro francés que se había instalado en ese lugar, Thierry de La Brosse, el ex director general del club de futbol de Marsella OM, fallecido desde entonces. La pareja de La Brosse había mandado construir una propiedad siguiendo los consejos de Thierry Gaubert.

Algunos vecinos y amigos de Jean-Philippe Couzi, que Mediapart ha entrevistado en Colombia, afirmaron haber visto en su mesa, en su mansión Palmera, numerosas muchachas de origen modesto. El ex operador turístico no lo niega.

Por cierto, así lo demuestra una fotografía recuperada por Mediapart:

M. Couzi, au centre. © (dr) M. Couzi, au centre. © (dr)

Interrogado sobre esta fotografía, el Sr. Couzi nos contestó con elegancia: "Bonita foto. Es verdad que se ven bastante putas, esas dos."

"No sé lo que hace, comentó por su parte el Sr. Gaubert. Que el Sr. Couzi tenga mujeres jóvenes alrededor de él, sí. No es un delito. Hace lo que quiere, no sé nada de esto. Puede vivir con menores si quiere. No veo lo que esto tiene que ver conmigo."

Para distanciarse todavía más, el Sr. Gaubert añade que no tiene "otra sociedad con el Sr. Couzi aparte del Nibar". En realidad, los dos hombres, que son amigos desde hace 35 años, comparten muchas cosas. Han decidido construir su paraíso escondido en el mismo lugar, en el mismo momento. Y sociedades panameñas son las propietarias oficiales de sus dos propiedades, construidas en el mismo terreno.

"Soy yo en efecto quien se ocupa desde el fin de su construcción de la administración de las dos propiedades, Cactus, la de Thierry Gaubert, y la mía, Palmera", asegura el Sr. Couzi. Afirma que ha puesto su propiedad "al nombre de una sociedad off-shore" porque, en el contexto de la guerrilla colombiana, "era la fórmula la más anónima y por consiguiente la más segura".

De hecho, durante un registro, los investigadores franceses se han apoderado de numerosos correos electrónicos entre los Sres. Couzi y Gaubert, relativos a los gastos y a la gerencia de la mansión del antiguo consejero de Sarkozy. He aquí un ejemplo, ya publicado por Mediapart:

En un atestado redactado el 12 de julio del 2009, del que Mediapart ha tenido conocimiento, Hélène Gaubert explicó que Jean-Philippe Couzi había "hecho a menudo negocios internacionales" con su marido. "A veces los he acompañado a Suiza, a Florida, y a las Islas Vírgenes Británicas. De hecho, he encontrado un documento en mi domicilio que muestra la existencia de una cuenta bancaria que tiene Jean-Philippe Couzi en Miami, en la Citibank, a la que mi marido enviaba transferencias", indicó la princesa.

Pas de mobilisation sans confiance
Pas de confiance sans vérité
Soutenez-nous

Hemos estado en Colombia del jueves 24 al martes 29 de noviembre. Nuestra investigación se llevó a cabo en Bogotá, la capital del país, así como en el pequeño pueblo de Nilo (señalado más abajo por la pequeña figura roja) donde Thierry Gaubert hizo construir su palacio escondido.