Europa, la ilusión que se diluye

Por Ramón Lobo (tintaLibre)

Pese al logro de siete décadas de paz y bienestar, el proyecto europeo está en crisis. Los recortes sociales, el auge de los nacionalismos y el descrédito de las instituciones planean sobre Europa en víspera de las elecciones del día 25 de mayo.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Para los que vivían en una dictadura, o acababan de salir de ella, la Unión Europea era una meta, un territorio de libertad, El Dorado. Para los que están dentro, y más si son del Sur y padecen los recortes impuestos por Angela Merkel, la UE es una madrastra implacable, antipática. Ahora, en la crisis, no hay diferencias ; todos, socios y aspirantes, han perdido ilusión. En los Balcanes, salvo Croacia que tuvo tratamiento vip de aliado de Berlín, han dejado de creer en el milagro de la multiplicación de los panes y los peces. Sólo Ucrania se lamenta de no ser miembro porque su lucha no es contra el rigor presupuestario, sino por la supervivencia.