¿Por qué aún no ha terminado la crisis económica diez años después?

Por

Estancamiento secular o lastre irremediable creado por el ciclo financiero: ¿cómo explicar que diez años después del estallido de la gran crisis financiera, la convalecencia parezca interminable y la « normalización » tan incierta? Análisis.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Diez años después del estallido, en agosto de 2007, de lo que se convertiría en la gran crisis financiera, dos interpretaciones dominantes, simplificando, se enfrentan para explicar la duración inusual de una « convalecencia » interminable. Por un lado, está el « estancamiento secular », concepto llegado de los círculos neo-keynesianos de Estados Unidos, que entiende la crisis como un déficit « estructural » de la demanda global que ya existía antes y que le sobrevivirá durante mucho tiempo. Por otro lado, se encuentra la tesis del « lastre del ciclo económico », que explica que esta última crisis es el precio que hay que pagar por la incapacidad de domesticar un sistema financiero que alterna los auges más excesivos con las quiebras más severas. De estas dos visiones divergentes emanan recetas políticas radicalmente diferentes.