Las sombras chinas que planean sobre la economía mundial

Por

La guerra comercial iniciada por Donald Trump contra Pekín llega en un momento en el que la economía china, en plena transición, es más vulnerable que nunca. Tras intentar sanear su sistema financiero, el gobierno chino vuelve a potenciar los créditos para sostener el crecimiento. Estados Unidos sospecha que China manipula su divisa, en caída libre frente al dólar, para contrarrestar sus medidas de represalia.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Por tercera vez desde la pasada primavera, el Banco Popular de China modificaba el pasado 8 de octubre la normativa bancaria, reduciendo las reservas mínimas obligatorias de los bancos comerciales. Se espera que esta nueva relajación de las normas libere unos 750.000 millones de renminbis —la moneda oficial en China—, alrededor de 100.000 millones de euros, que faciliten la financiación de la economía. ¿Cuál es el estado de la economía china para que el Gobierno y el Banco Central puedan flexibilizar las reglas bancarias durante meses y tratar a toda costa de reactivar el crédito? No se encuentra en su mejor momento, desde luego.