La sacralización de Bernard Arnault o la democracia enferma

Por

La acción de Attac de pintar la Samaritaine de negro ha provocado la indignación de gran parte de la clase política francesa, desde Los Republicanos hasta el Partido Socialista. Pero al convertir en héroe a Bernard Arnault, estos políticos aceptan su poder y sacan la economía del ámbito político.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

La conmoción fue inmensa. El garabateo en negro del escaparate de la nueva tienda insignia de LVMH, la Samaritaine, en la mañana del sábado 3 de julio, por parte de la asociación Attac, ha provocado la indignación de políticos que van desde el Partido Socialista hasta la derecha más dura.