La deportación de Leonarda fractura a la izquierda francesa

Por

Las condiciones de la detención en Francia de una joven kosovar, cuando se encontraba en una excursión escolar, y su inmediata expulsión del país, junto a su familia, a dos meses de una eventual regularización de su situación, causa indignación.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Desde la ciudad de Mitrovica, donde duerme « en un banco », Leonarda Dibrani, de 15 años, una niña gitana kosovar, hace temblar a la República. Las condiciones en que se ha desarrollado su detención, cuando se encontraba de excursión escolar, y su deportación, de Francia a Kosovo, junto con su madre y sus hermanos y hermanas, a dos meses de una posible regulación en el país, ha provocado malestar en la izquierda hasta el punto de que Ayrault, el primer ministro francés, se refirió el miércoles 16 de octubre a la necesidad de ofrecer una solución « urgente ».