La carta de Bruselas que el Elíseo no quiere publicar

Por

Mediapart publica el contenido de la carta que la Comisión Europea ha enviado a Michel Sapin y que François Hollande se niega, a día de hoy, a hacer pública. El Ejecutivo europeo exhorta a París a respetar el compromiso presupuestario. El tono es más o menos el mismo – en algún momento más duro – que el de la misiva enviada a Roma y que Matteo Renzi sí que ha decidido hacer pública.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Bruselas de nuestro corresponsal. « Le escribo para preguntarle por las razones que llevan a que Francia tenga previsto desviarse de los objetivos presupuestarios fijados por el Consejo, en lo que respecta al déficit público general y al ajuste del equilibrio estructural en 2015. Asimismo, quisiera saber cómo prevé Francia cumplir las obligaciones de política presupuestaria en 2015, establecidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. »

El autor de estas líneas es Jyrki Katainen, comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios. Se dirige a Michel Sapin, ministro de Finanzas francés, en una carta remitida a principios de semana a París. François Hollande confirmó el jueves 23 de octubre por la tarde, tras la reunión del Consejo de Europa celebrado en Bruselas, la existencia de esta carta pero se negó a publicarla. « Se trata de una carta absolutamente banal, sin importancia alguna, más allá de pedir determinadas informaciones y precisiones », señaló. De los cinco países que han recibido una carta del Ejecutivo de José Manuel Durão Barroso – Austria, Italia, Francia, Malta y Eslovenia –, solo Italia, a día de hoy, ha hecho público el documento (leer abajo).

En el escrito enviado a París, al que Mediapart ha tenido acceso y que publica en su integridad (véase más abajo), la Comisión expresa su inquietud por el proyecto presupuestario de Francia para 2015. Podría incluso emitir un « dictamen negativo » sobre el borrador francés, el próximo miércoles, si las negociaciones entre París y Bruselas no se desbloquean antes. Se trata del procedimiento habitual previsto por el semestre europeo, un conjunto de reglas, especialmente presupuestarias, que han de permitir a los Estados coordinar mejor sus políticas económicas, para evitar que se repita la crisis de las deudas soberanas.

« De la propuesta remitida por Francia, se desprende que el borrador del proyecto presupuestario (Draft Budgetary Plan) no prevé situar el déficit público por debajo del 3% del PIB, tal y como recoge el Tratado hasta 2015, el plazo máximo fijado por el Consejo en sus recomendaciones del 21 de junio de 2013, con el objetivo de poner fin al procedimiento de déficit público excesivo de Francia », puede leerse en el documento.

« Según nuestro análisis preliminar [...], el ajuste del déficit estructural debería situarse a un nivel muy inferior al nivel recomendado. Por consiguiente, todo parece indicar que el borrador del proyecto presupuestario para 2015 prevé incumplir las obligaciones presupuestarias recogidas en las recomendaciones del Consejo, sobre el procedimiento de déficit público excesivo », continúa. El déficit estructural francés, objeto de preocupación en Bruselas, se corresponde con el déficit público una vez detraídas las variables coyunturales, y es el indicador que suscita el debate.