Los abusos impunes de la operación Sangaris

Por JUSTINE BRABANT Y LEÏLA MIÑANO

Presentada como un « éxito » por el Ministerio de Defensa francés, la operación Sangaris se retiró de la República Centroafricana, a finales de octubre de 2016, dejando tras de sí múltiples denuncias de violaciones y agresiones sexuales, incluyendo el abuso de menores. Mientras la justicia francesa investiga estas acusaciones, la lista de víctimas continúa aumentando. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El Ejército francés no habría podido soñar con un calendario más propicio. Cuando faltaban tres semanas para que concluyese oficialmente la misión de la operación Sangaris, final previsto para el 31 de octubre de 2016, se filtró a la prensa un memorándum interno de Naciones Unidas. En el documento se recogen las acusaciones de violación que pesan sobre las tropas internacionales destacadas en el país centroafricano y sugiere que las víctimas « pudieron haber sido gratificadas económicamente para que testificaran ».