Ensayos nucleares en Polinesia: revelaciones sobre una epidemia de cáncer

Por DISCLOSE

En un informe confidencial, el gobierno polinesio reconoce la existencia de un « grupo de cánceres de tiroides » directamente relacionado con las pruebas nucleares francesas.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El 2 de julio de 1966, en el mayor de los secretos, Francia llevó a cabo su primera prueba nuclear en los cielos de Polinesia. Ese día, a las 5:34 de la mañana, Aldébaran, el nombre que se le dio a la bomba, fue disparada desde una barcaza en una laguna azul celeste cerca del atolón de Mururoa. Unos microsegundos después de la explosión, apareció una bola de fuego. Esta masa incandescente, de varios miles de grados, se elevó hacia el cielo y, al enfriarse, formó una inmensa nube de polvo radiactivo dispersada por los vientos.