En las cárceles marroquíes, un periodista entre la vida y la muerte

Por y ROSA MOUSSAOUI (L'HUMANITÉ)

Soulaimane Raissouni, ex redactor jefe del diario Akhbar al Yaoum, lleva un año en prisión, sin juicio, y casi dos meses en huelga de hambre. Este flamante editorialista, que no siente ninguna simpatía por la monarquía marroquí, niega todas las acusaciones de « atentado al pudor » y « secuestro » que se le imputan.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Durante el último año, sus comparecencias han sido innumerables, desde audiencias aplazadas hasta solicitudes de libertad provisional denegadas. El pasado 3 de junio se le pudo ver en el banquillo, irreconocible, en el 57º día de una huelga de hambre que pone su vida en peligro; piel y huesos, rasgos demacrados, postrado en la silla, incapaz de mantenerse erguido, sacudiendo la cabeza, rodeado por altos responsables policiales, como el peor de los criminales.