La Corte Penal Internacional fracasa a la hora de juzgar los delitos sexuales

Por ARIANE PUCCINI y CAMILLE JOURDAN

La Corte Penal Internacional (CPI), con competencia para juzgar los crímenes de guerra, ha esperado hasta 2016 para condenar, por primera vez, a autores de delitos sexuales en zonas de conflicto. A las múltiples disfunciones de la Corte, marcadas por las decisiones del primer fiscal Moreno-Ocampo, se suman los intereses políticos, incompatibles con el fin de la impunidad. Una investigación realizada en el marco de la operación « Zero Impunity ».

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

« La testigo » aparece en la pantalla plana de la sala de audiencias. La difusa silueta, anónima, asiente con voz sintética. « La testigo » no está sentada en la sala de vistas de la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, en los Países Bajos, sino a más de 5.000 km de allí, en Bangui, capital de la República Centroafricana.