El mercado mundial de futbolistas menores de edad: horror e hipocresía

Por MICHEL HENRY

Miles de futbolistas menores de edad son traspasados cada año, sin respetar las reglas. Los clubes especulan, mienten y batallan para conseguir a precio de oro a niños que, a veces, tienen menos de 12 años. La FIFA amenaza, pero las sanciones son raras.

Este artículo es de acceso abierto. La información nos protege Me suscribo

Comprar un buen menor de edad, puede reportar el premio gordo: esta es la regla en el mundo del fútbol. En 2011, el Manchester City quiere a José Ángel Pozo la Rosa, dice Pozo. Tiene 15 años. « Hemos observado a cientos de jugadores de su edad y en su puesto, es con diferencia el mejor », estima el club, según los documentos Football Leaks obtenidos por Der Spiegel y analizados por Mediapart y sus socios del EIC.

Pero el Real Madrid lo tiene y la negociación se anuncia ardua. En enero de 2012, dos meses antes de cumplir 16 años, los dos gigantes del fútbol llegan a un acuerdo. La clave del éxito: el Real Madrid recibe 1,5 millones de euros, más bonificaciones, potencialmente 3 millones de euros. Pero el City no hizo un buen negocio: lo vendió en 2015 al Almería (segunda división española) por 500.000 euros, según Transfermarkt. No importa: cuando hay beneficios, nos olvidamos de todo. Al igual que con Jadon Sancho, 17 años, vendido en 2017 por el City al Borussia Dortmund, por 7 millones de libras. Lo compró en 2014 al Watford por 150.000 libras más bonificaciones. 

Jadon Sancho. © Reuters Jadon Sancho. © Reuters

Entendemos por qué los clubes son cada vez más aficionados a la compra de menores. En 2017, la FIFA registró 3.300 solicitudes de registro para menores de 18 años, lo que equivale al doble de 2011. La mitad de dichas solicitudes conciernen a transferencias internacionales. Entre 2013 y 2017, según un documento interno de la UEFA de marzo de 2018, el Atlético de Madrid dirige la orquesta entre los quince grandes clubes europeos, con 52 traspasos de menores aprobados, diez por temporada, delante del Manchester City (28), del Manchester United (27), del Arsenal y del Juventus de Turín (19). 

¿Para qué sirven estos menores? Para ganar dinero, responde abruptamente al CAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo - Court of Arbitration for Sport) confirmando, el 1 de junio de 2017, la condena del Atlético de Madrid por traspasos irregulares demostrando que « las intenciones del club no eran solo filantrópicas, sino que denotaban un interés financiero y deportivo ». Para la FIFA, el Atlético ha « antepuesto en repetidas ocasiones sus propios intereses en detrimento de los de los menores ». Prácticas que duraron siete años. El Atlético intentó justificarse valiéndose de su club juvenil, pero no consiguió engañar a la FIFA. 

  • Los clubes españoles en el punto de mira

La FIFA reprochaba al Atlético 65 violaciones de la prohibición del traspaso de menores, todos menores de 16 años. Veintisiete tenían menos de 12 años, uno tenía 6 años, y la mayoría procedía de países en desarrollo. Para el CAS, el Atlético « tenía la intención de aprovecharse de los menores en términos de éxito deportivo y de beneficios financieros », sin muchos riesgos para el club, mientras que el menor « podría ver desperdiciada su juventud » si no consigue pasar a la categoría profesional, lo que es muy frecuente. 

Para la FIFA, el Atlético, al defraudar, también privó de las compensaciones financieras a los clubes de los que provienen estos menores y, por lo tanto, « amplió la brecha financiera y deportiva » respecto a sus competidores. Por todas estas infracciones, la Comisión de Apelación de la FIFA impuso, en abril de 2016, al club de Griezmann una prohibición de traspaso durante dos períodos consecutivos, es decir, hasta enero de 2018, con una multa de 900.000 francos suizos, reducida por el CAS a 550.000 francos suizos (480.000 euros).

El FC Barcelona también fue condenado en 2014 con una multa de 450.000 francos suizos y con la prohibición de participar en los próximos dos mercados de fichajes, por irregularidades que involucraban a 31 menores entre 2005 y 2012. En 2016, el Real Madrid fue condenado por irregularidades que concernían a 183 menores entre 2007 y 2014, con 360.000 francos suizos en multas y dos temporadas de mercado sin fichajes, las penas fueron reducidas por el CAS a un solo mercado de fichajes y a una multa de 240.000 francos suizos.

El Atlético se quejó de que solo los equipos españoles habían sido sancionados. Esto « no significa que no se investigue a otros », replicó el CAS. Hay investigaciones, y tienen lugar en países « donde las infracciones son sistemáticas (especialmente en Inglaterra y Bélgica) », señala en un correo electrónico del 7 de enero de 2018, Kimberly Morris, directora de FIFA TMS Global Transfers & Compliance, el organismo que gestiona los traspasos. 

El problema es que durante dos años y tras la publicación de los artículos de Football Leaks 1 sobre el tema, parece que las cosas no han hecho más que empeorar.

  • Investigaciones enterradas

Muchas reglas son burladas, pero las investigaciones se alargan en el tiempo y, a menudo, no llegan hasta el final. Según nuestras indagaciones, más de la mitad de los casos relacionados con menores y los TPO (tercera propiedad de los jugadores - Third Party Ownership-, prohibidos desde 2015) no habían concluido en enero de 2018, no habían sido tratados por el Comité Disciplinario de la FIFA. Ya sea porque no los recibieron, o porque no se había nombrado a ningún relator. A menudo quedan bloqueados en el nivel inferior, el del departamento D&R (disciplina y regulación), al que son transferidos por el servicio de integridad y conformidad (I&C), la primera de las tres etapas del control.

Kimberly Morris es la responsable de conformidad del TMS, el sistema de control de traspasos de la FIFA. El 1 de febrero de 2018, ordenó que los dosieres relativos a menores y a los TPO/TPI (influencia de una tercera persona, prohibido) « sean tratados con prioridad ». En enero de 2018, dijo estar « muy preocupada por los retrasos », enumerando los archivos pendientes. Por ejemplo, se enviaron 91 archivos al D&R, pero los relatores no fueron asignados, solo « 22 han sido transmitidos desde 2015 », es decir, permanecieron en un cajón durante más de dos años. Además, se suman 46 casos asignados que aún no han sido estudiados. 

Incluso cuando se proponen sanciones, los dosieres se atascan. En cuanto a los menores, Morris cita al Chelsea, al FC Porto y a los clubes alemanes. « Usted me dirá quién se ocupa de los casos de menores belgas y me dirá dónde estamos en lo que concierne a los dosieres de menores italianos », subrayó. Después de su intervención, el cuello de botella se desatascó ligeramente: el número de archivos transferidos al D&R pero aún no atribuidos a un relator se redujo de 126 a 97.

Interrogada por el EIC, la FIFA no quiso hacer comentarios sobre estos retrasos, solo reconoció que su servicio disciplinario había « recientemente enfrentado un aumento significativo » en la cantidad y complejidad de los dosieres. Sin embargo, gracias a los cambios de los procedimientos internos, el tratamiento se habría « acelerado » y habría « ganado en eficacia ». El servicio disciplinario de TMS trató 150 nuevos dosieres en 2017 y 193 en 2018 (en comparación con 81 en 2015 y 75 en 2016).

Consciente de los problemas, la FIFA está discutiendo medidas para restringir los traspasos de menores a una lista de clubes « acreditados » que serían los únicos autorizados a participar. Su « comisión de actores del fútbol » está trabajando en el tema. La FIFA no ha querido dar más detalles.

No hay movilización sin confianza
No hay confianza sin verdad
Apóyanos

fl-logo
Tras una primera temporada en 2016, quince periódicos europeos reagrupados en la red de medios European Investigative Collaborations (EIC), revelan a partir del viernes 2 de noviembre la segunda temporada de Football Leaks, la mayor fuga de documentos en la historia del periodismo. Más de 70 millones de documentos obtenidos por Der Spiegel, es decir, 3,4 terabytes de datos, han sido analizados durante ocho meses por cerca de 80 periodistas, diseñadores gráficos e informáticos.

Corrupción, fraude, dopaje, traspasos, agentes, evasión fiscal, explotación de menores, compra de partidos, influencia política: los Football Leaks documentan de una forma inédita la parte más sombría del fútbol. Nuestras revelaciones de interés público, basadas en documentos auténticos y muchos testimonios, se difundirán simultáneamente durante tres semanas.

Junto a Mediapart, los miembros del proyecto son los siguientes: Der Spiegel (Alemania), Expresso (Portugal), L’Espresso (Italia), Le Soir (Bélgica), NRC Handelsblad (Países Bajos), The Black Sea/RCIJ (Rumania), Politiken (Dinamarca), Nacional (Croacia), Tages Anzeiger/Tribune de Genève (Suiza), Reuters (Reino Unido), De Standaard (Bélgica), VG (Noruega), Premières Lignes/France 2 (Francia) y NDR Television (Alemania).