En Argentina, el paraíso de los psiquiatras, el confinamiento dura y pesa sobre la moral

Por CAMILLE AUDIBERT

Buenos Aires y sus alrededores están viviendo uno de los confinamientos más largos del mundo: casi cuatro meses. A pesar de que este encierro está causando un importante deterioro de la salud mental, las autoridades no parecen dispuestas a tomar medidas.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Buenos Aires (Argentina).- Las horas, los días y las noches se suceden difuminados y Diana les observa, despojada de energía, pegada a la cama. « Al final del primer mes de cuarentena, me deprimí mucho y fue empeorando cada vez más, hasta el punto de que ya no tengo ganas de nada », confiesa esta mujer de 50 años, que vive en las afueras de Buenos Aires.