Dinero negro y aguas residuales entre España y Francia

Por

Una investigación judicial doble, llevada a cabo de forma paralela en Francia y España, corre el riesgo de acabar salpicando a los dirigentes del grupo Saur, la tercera empresa francesa de limpieza y distribución de aguas, y a varios de sus socios.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Una investigación judicial doble, llevada a cabo de forma paralela en Francia y España, corre el riesgo de acabar salpicando a los dirigentes del grupo Saur, la tercera empresa francesa de limpieza y distribución de aguas, y a varios de sus socios, según las informaciones a las que hemos tenido acceso. 

El asunto se remonta al año pasado, en concreto al 2 de marzo de 2012, cuando, con gran discreción, se presenta en los juzgados de Versalles, una denuncia por « estafa de banda organizada y encubrimiento », « abuso de bienes sociales de banda organizada y encubrimiento » y « asociación de malhechores ». 

La firma Saur internacional (una filial, participada al 100% y con sede social en Yvelines [en el áerea metropolitana de París]) denuncia ante la justicia una operación turbia, atribuida a uno de sus representantes en España, José Luis Rubio, también dirigente de la filial Ser Canarias, y a otros cargos de responsabilidad.