El derribo del MH17 radicaliza las posturas de Ucrania y Rusia

Por

Lejos de apaciguar las tensiones o de contribuir a que las partes entren en razón, el accidente del vuelo del MH17, ocurrido al este de Ucrania, está a punto de provocar una nueva escalada de violencia. El Kremlin continúa enrocado en la retórica y sigue negando cualquier relación con las tropas separatistas, los enfrentamientos prosiguen en Donetsk, mientras que los gobiernos occidentales, impotentes, tratan de poner en marcha una investigación que arroje luz a lo ocurrido.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Un avión cargado de cadáveres que despegó de Ámsterdam y que se desvió de su ruta habitual para sobrevolar exactamente el territorio ucraniano controlado por separatistas, un error de los servicios de seguridad ucranianos que confundieron el MH17 con el avión presidencial de Putin. Se trata sólo de algunas de las teorías de las que se han hecho eco los medios de comunicación rusos en los últimos días. Y eso cuando no se trata de la existencia de un supuesto complot norteamericano para desencadenar una guerra con Rusia...