El pseudosimulacro del plan de estímulo de Juncker

Por

La dotación de más de 300.000 millones de euros parece cuantiosa, pero el plan que Jean-Claude Juncker presentó el 26 de noviembre a Estrasburgo, para estimular la economía, va a movilizar apenas 20.000 millones de euros de dinero público, procedentes del presupuesto europeo negociado el año pasado... El resto procede de un hipotético apalancamiento, difícil de prever, del sector privado.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestro enviado especial en Bruselas.- Esta será la hoja de ruta de la nueva Comisión Europea, la de la « última oportunidad » para la UE, un plan de inversión de 315.000 millones de euros que Jean-Claude Juncker presentó el miércoles 26 de noviembre ante los eurodiputados en Estrasburgo. El luxemburgués cree haber encontrado el remedio mágico que aleje el riesgo que amenaza a la economía europea, el de la « década perdida » a la japonesa.

El proyecto, en el aire desde el verano y que durante mucho tiempo no se concretó, puede ser ratificado en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de mediados de diciembre. Sobre el papel, el mecanismo, pensado para hacer reaccionar a las economías, prevé recurrir mínimamente al dinero público, desbloquear la menor cantidad posible de dinero fresco y, sobre todo, no endeudar a la Unión Europea. Este encaje de bolillos, ¿ bastará para sacar a Europa de la parálisis ?

1 - Objetivo : acabar con las « infrainversiones »
El diagnóstico no es nuevo : en la economía europea faltan inversiones importantes. Según la Comisión, las inversiones internacionales en el continente cayeron un 15% con respecto a los niveles registrados antes de la crisis, en 2007. Según un estudio, del think thank Bruegel, esta falta de inversiones representa, este año, nada menos que 260.000 de euros solo en los 15 países « históricos » de la UE.