Hinter, la filial (más que) rentable e ilegal de Uber

Por

Desde 2014, a través de su filial Hinter, el gigante UBER ha alquilado a miles de conductores « colaboradores » licencias temporales que les permiten trabajar para la compañía. En dos años, este discreto negocio ha reportado a la firma más de 440.000 euros netos. Para el gobierno galo, se trata de « una práctica ilegal ». Aquí nuestras revelaciones. 

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

Los conductores de Uber todavía están muy lejos de darse por satisfechos. Este lunes 16 de enero habían convocado en la Plaza de la Bastilla, en París, una concentración de protesta por las condiciones de trabajo y la remuneración que perciben. Al igual que sucedió en la manifestación de finales de diciembre, cuando bloquearon las inmediaciones de los aeropuertos parisinos, los representantes de varios sindicatos y colectivos de conductores de turismos con conductor (VTC, por sus siglas en francés) piden que la aplicación Uber, que controla el mercado y que utilizan miles de personas para contactar con sus pasajeros, revise las condiciones tarifarias.

El pasado 8 de diciembre, para sorpresa general, Uber subió el precio de la carrera un 15% de media, pero también incrementó del 20% al 25% las comisiones a los conductores. El descontento cunde entre los conductores « colaboradores », que reclaman mejores condiciones laborales. Una reivindicación que ha ido a más desde octubre de 2015, cuando Uber bajó un 20% la tarifa de la carrera en un momento en que los candidatos corrían a su puerta para convertirse en conductores y utilizar su aplicación. Cada vez más conductores, para carreras que reportan menos: a día de hoy, la polémica está servida.

Y el enfado no va a mermar con las revelaciones de Mediapart: desde finales de 2013, cuando se instaló en Francia, la empresa que propone la célebre aplicación tiene en marcha un pequeño negocio discreto, muy ventajoso y completamente ilegal, tal y como confirma el Gobierno de la República. A través de la empresa Hinter France, una de las filiales que controla al 100%, Uber propone a los conductores alquilarles una « licencia VTC », a cambio de una comisión del 5% sobre las carreras realizadas. Según nuestros cálculos, este procedimiento ilícito afecta a cientos, miles, de conductores desde 2014. En 2014 y 2015, el negoció aportó a la empresa 443.700 euros, después de impuestos.

Los taxistas se manifiestan en Porte Maillot, París, 26 de enero. © Reuters - Charles Platiau Los taxistas se manifiestan en Porte Maillot, París, 26 de enero. © Reuters - Charles Platiau

La existencia de Hinter, la tapadera de Uber, es un secreto a voces en el sector. La mayoría de los conductores han oído hablar de la firma y son muchos los que han recurrido a los servicios de la empresa. Farid Aieche, presidente del Sindicato de Operadores del Transporte de Personas (SETP, por sus siglas en francés), ha recabado información sobre la empresa y después ha elaborado un informe explícito desde finales de 2015. « Hace 16 años que trabajo en el sector. Todo el mundo sabe que una empresa de VTC puede tener trabajadores con su propia licencia profesional, sin embargo la ley prohíbe alquilar dicha licencia a conductores externos que es lo que hace Hinter al proponer alquileres por una comisión sobre las carreras ».

Puestos al habla con Uber, la compañía no lo niega, pero insiste en el carácter temporal del alquiler: « La compañía Hinter France SAS permite que conductores titulares de la tarjeta profesional VTC, que han presentado una solicitud de inscripción como operador de VTC, conforme al Código de transportes, se beneficien de su propia autorización administrativa de explotación, con carácter provisional », confirma la empresa [...] « Este trámite conlleva un pago sobre el volumen de negocio realizado con ello ».

Para trabajar por cuenta propia, conforme al estatuto del emprendedor autónomo, la mayor parte de las ocasiones, un conductor tiene que contar con una tarjeta profesional pero también debe estar inscrito en el registro de operadores de vehículos con conductor. Estos trámites pueden llevar de uno a tres meses, pero requiere contar o alquilar antes un coche profesional. « Como muchos otros, durante casi dos meses utilicé una licencia Hinter cuando empecé como conductor VTC en 2015. Mientras esperas la concesión de la licencia, te ves paralizado durante varias semanas y los gastos van sumando, por lo que sólo quieres empezar a trabajar. Eso es exactamente lo que permite Hinter », dice Clément (nombre supuesto).

Farid Aieche asegura que informó de la situación a la Prefectura de Policía de París, a la Represión de los fraudes, al gabinete de Alain Vidalies, secretario de Estado del Transporte, desde diciembre de 2015, y al diputado socialista Laurent Grandguillaume, autor de una ley reciente sobre el sector, que según ha declarado a Mediapart, se dirigió al Gobierno, sin recibir respuesta. De hecho, durante muchos meses, las autoridades parecieron hacer la vista gorda frente al sistema, que parece calcado al existente desde hace décadas en los taxis de París: la compañía G7 cuenta con un millar de licencias de taxis en París, que alquila por unos 200 euros al día a los conductores deseosos de ejercer pero que carecen de un permiso (licencia), que se traspasa por más de 120.000 euros.

« Alguna vez me han parado y los agentes me han dicho que estaban al corriente, que toleraban esta práctica, pero que no debía mantenerme en esas condiciones demasiado tiempo », cuenta Clément. En la profesión, ésa es la versión que circula. Uber evitar pronunciarse sobre la legalidad de esta actividad paralela, pero la justifica por la lentitud de la Administración: « El interés por disponer de una autorización administrativa de explotación a través de Hinter France está relacionada a los costes para conductores, debidos a los notables retrasos de las Administraciones [...]. Muchos conductores han sido sancionados por ello cada año, por los retrasos de la Administración », explica la empresa.

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse