El secretario general del Elíseo investigado por conflicto de intereses

Por

La Fiscalía Nacional Financiera confirmó, el lunes 4 de junio, la apertura de una investigación, tras la denuncia presentada por la organización anticorrupción Anticor, por un posible delito de conflicto de intereses y tráfico de influencias contra el secretario general del Elíseo. Según nuestras revelaciones, las relaciones del brazo derecho del presidente francés con la naviera italiana MSC, sociedad con la que comparte estrechos vínculos familiares, se encuentran en el centro de la investigación.

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

El lunes 4 de junio, la Fiscalía Nacional Financiera comunicó la apertura de una investigación sobre las « condiciones y las circunstancias en las que M. Alexis Kohler ejerció sus funciones públicas en la Agencia de Participaciones del Estado y en el gabinete del ministro de Economía y Finanzas cuando pudo tratar los dosieres que concernían a la Mediterranean Shipping Company (MSC), antes de obtener un empleo como director financiero en el seno de esta última ». La investigación, precisa el comunicado del la Fiscalía (PNF por sus siglas en francés), ha sido confiada a la Brigada de Represión de la Delincuencia Económica de la prefectura de París.

Esta investigación tiene lugar tras la denuncia presentada por la organización anticorrupción Anticor contra Alexis Kohler por conflicto de intereses y tráfico de influencias, como informó el diario Le Monde. En la denuncia, la organización, recopilando numerosos hechos revelados por nuestras investigaciones, recuerda que el actual secretario general del Elíseo tiene estrechos vínculos familiares con la familia Aponte, fundadora y principal accionista del armador italiano-suizo Mediterranean Shipping Company (MSC): la madre de Alexis Kohler, Sola Hakim, es la prima hermana de Rafaela Aponte, fundadora junto a su marido Gianluigi de la sociedad naviera. En dos ocasiones, Alexis Kohler trató de trabajar en el seno de dicho grupo de transporte marítimo. Mientras que, al mismo tiempo, MSC es el principal cliente de los astilleros STX de Saint Nazaire (al oeste de Francia), de los cuales el Estado francés posee el 33% del capital.

A pesar de sus lazos familiares, Alexis Kohler, entonces empleado en la Agencia de Participación del Estado (APE), aceptó en 2010 asumir el cargo de representante del Estado en la junta de STX France, como reveló Mediapart. « Alexis Kohler no podía ignorar que existía un conflicto de intereses al representar al Estado francés en STX France, cuando su familia era propietaria de uno de sus principales clientes », apunta la denuncia de Anticor.

Posteriormente, el dosier del astillero de Saint-Nazaire movilizó constantemente los servicios del Estado y los ministerios, en el momento en el que Alexis Kohler era director adjunto del gabinete de Pierre Moscovici, entonces director del gabinete de Emmanuel Macron. « El Sr. Alexis Kohler no dudó en tratar los dosieres relativos a los astilleros de Atlantique/STX Francia cuando estuvo en el cargo (...) en particular para movilizar financiación, créditos de exportación o garantías del Estado y para ayuda a MSC », señala la denuncia. « Su interés en MSC era tanto familiar como profesional, dado que trató de conseguir un puesto de trabajo en MSC al menos en dos ocasiones ».

Nuestras investigaciones revelaron que Alexis Kohler recibió una opinión desfavorable en 2014 y favorable en 2016 de la Comisión de Deontología. Un miembro de esta comisión nos confirmó que dicha comisión no conocía los lazos familiares existentes entre Alexis Kohler y MSC, lo que, a sus ojos, constituye una falta y merece, al menos, « una sanción disciplinaria ».

Alexis Kohler en la entrada del Elíseo, el 3 de enero de 2018. © Reuters Alexis Kohler en la entrada del Elíseo, el 3 de enero de 2018. © Reuters

En respuesta a nuestra preguntas, el Elíseo nos ha hecho saber: « Alexis Kohler siempre ha respetado y respeta a día de hoy la totalidad de las reglas legales y reglamentarias que enmarcan el ejercicio de sus actividades y de las responsabilidades que se aplican a los funcionarios. En particular, siempre ha informado a su jerarquía de las situaciones en las que se podría encontrar en conflicto de intereses, siempre se ha retirado para evitar tales situaciones y siempre ha respetado las opiniones de la Comisión de Deontología ».

Subrayando los riesgos de un eventual conflicto de intereses, Anticor apunta en su denuncia que « será importante como mínimo verificar de qué manera Alexis Kohler informó a sus sucesivos responsables jerárquicos, así como las medidas que fueron tomadas por estos últimos ».

Tras verse rechazado a la hora de unirse al grupo de transporte marítimo y de cruceros en 2014 por la Comisión de Deontología, el actual secretario general del Elíseo, se convertirá en el director financiero de MSC tras su salida de Bercy (sede del Ministerio de Economía), un día después de la dimisión de Emmanuel Macron a finales del mes de agosto de 2016. Lo que no le impidió regresar a Bercy, bajo la sorpresa de sus antiguos colegas, algunos meses más tarde para defender una solución de recuperación para los astilleros de Saint-Nazare. MSC proponía elevar el capital de los astilleros con otra línea de cruceros, con el objetivo de « protegerle de un estrangulamiento » por parte del italiano Fincantieri, único inversor de los astilleros de Saint-Nazaire.

« No dudó en intervenir en el dosier de adquisición del astillero de Atlantique/STX como representante del MSC unos meses después de haber estado al cargo del mismo dosier como director adjunto del gabinete y después director del mismo en el seno del Ministerio de Economía y Finanzas », remarca la denuncia. Añadiendo: « Mientras que M. Alexis Kohler parecía trabajar “al mismo tiempo” en la campaña de Emmanuel Macron », en la que jugó un papel muy activo.

Recién elegido, Emmanuel Macron pondrá en duda el acuerdo de venta de los astilleros de Saint-Nazaire al italiano Fincantieri, llegando a amenazar con la nacionalización de los astilleros. El presidente de MSC, Gianluigi Aponte, reconoció en una entrevista concedida al diario Le Monde haber recurrido al Estado francés para romper dicho acuerdo.

« Dicho de otro modo, unos días después de que su sobrino y efímero director financiero, Alexis Kohler, fuese nombrado secretario general del Elíseo, M. Gianluigi Aponte declaró haber conseguido influenciar al presidente de la República, Emmanuel Macron, para anular un acuerdo que habría sido nefasto para su empresa », puede leerse en la denuncia. « Como tales, estos hechos pueden constituir un delito de tráfico de influencias o de corrupción pasiva », concluye la demanda.

Versión y edición española : Irene Casado Sánchez.

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse