Preaviso de despido para la derecha de Sarkozy

Por y

De todos los que han sido vencidos, y han sido muchos, uno ha terminado especialmente escaldado: Nicolas Sarkozy. La aplastante victoria del Frente Nacional muestra cómo el regreso del exjefe de Estado es un fracaso. En un año y medio, no ha conseguido reconstruir la derecha republicana.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Cuando el próximo domingo 13 de diciembre se celebre la segunda vuelta de las elecciones, Nicolas Sarkozy se presentará como vencedor y enarbolará como un trofeo aquellas regiones que han pasado a manos de la derecha. Hasta la fecha, 21 de las 22 regiones estaban en manos del Partido Socialista. No obstante, la aritmética no podrá tapar el revés estratégico que ha supuesto para el exjefe del Estado la primera vuelta de los comicios regionales, celebrada este domingo. Nicolas Sarkozy preside el principal partido de la oposición republicana y, como tal, casi de forma automática, tendría que haber sido el principal beneficiario de la inmensa ola de rechazo del Gobierno actual. Así ocurre en cualquier democracia civilizada: el rechazo al Ejecutivo se traduce en una victoria aplastante del principal partido de la oposición.