El apartamento que Hollande utilizaba para sus encuentros secretos está vinculado con la mafia corsa

Por

El apartamento de París que François Hollande utilizaba para sus encuentros secretos con una actriz está a nombre de Michel Ferracci, sospechoso de tener vínculos con el crimen organizado en Córcega. Su exesposa, la actriz Emmanuelle Hauck, quien le prestaba el apartamento, fue compañera sentimental de François Masini, asesinado en Córcega y también supuestamente relacionado con la mafia corsa.

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

Las revelaciones de la revista Closer acerca de la relación secreta entre François Hollande y la actriz Julie Gayet ya no es un asunto que concierna a la vida privada del presidente de la República. Más allá de las cuestiones relativas a la seguridad presidencial, a la que se ha recurrido para garantizar la discreción de los encuentros mientras que Valérie Trierweiler desempeña en el Elíseo el papel de compañera sentimental oficial del presidente de la República, las revelaciones de Mediapart y de Le Point sobre el apartamento en el que se producían estas citas clandestinas dan un giro a este asunto y lo convierten en escándalo político.

El apartamento donde François Hollande y Julie Gayet se veían se lo prestó a esta última una amiga de la actriz, Emmanuelle Hauck. El piso sigue a nombre del exmarido y padre de los hijos de esta última : Michel Ferracci. De hecho, el nombre de Ferracci figura, en la guía de Correos y también en el buzón del piso en cuestión. Sin embargo, según fuentes próximas a la Presidencia y según el abogado de Michel Ferracci, el contrato de arrendamiento está a nombre de Emmanuelle Hauck, que vive en este apartamento con sus hijos, quienes mantienen el apellido del progenitor. Michel Ferracci es sospechoso de estar vinculado con el crimen organizado de Córcega.

Le nom de Ferracci apparaît bien sur la boîte aux lettres © Mediapart Le nom de Ferracci apparaît bien sur la boîte aux lettres © Mediapart

Ferracci, actor en la serie de televisión Mafiosa, inspirada en la historia de la banda criminal corsa Brise de Mer y en la que también interviene Emmanuelle Hauck, fue condenado el 4 de noviembre de 2013 a 18 meses de prisión condicional en el juicio de Cercle Wagram, un casino del que llegó a ser uno de sus directores. El proceso del casino Cercle Wagram destapó los vínculos existentes entre el casino y Brise de Mer –una de las bandas criminales corsas más poderosas y cuyas actividades no se limitan a la isla–, así como con muchos altos cargos policiales. El ex director de de la inteligencia nacional de Sarkozy, Bernard Squarcini, también prestó declaración como testigo en este caso.

Sin embargo, no todo queda aquí. Después de separarse de Michel Ferracci, Emmanuelle Hauck vivía con un tal François Masini, también corso, viejo conocido de la policía por los atracos cometidos y también sospechoso de tener vínculos con Brise de Mer. François Masini fue asesinado el 31 de mayo de 2013 en Córcega, en una emboscada. En la esquela, Emmanuelle Hauck figura como su compañera.

Estos hechos hacen plantearse la imprudencia política de François Hollande, que no sólo ha expuesto el cargo que todavía ocupa por un asunto de faldas, sino que además compromete su función política en una red donde se entremezclan el crimen organizado y el mundo del espectáculo. Pero estos hechos también plantean cuestiones particularmente preocupantes acerca de la seguridad del presidente de la República y su protección, incluidas las citas en sí mismas, por la Policía que depende del ministro del Interior, Manuel Valls.

Una de dos: o bien el Ministerio del Interior no sabía nada de todo esto, a pesar de que al presidente de la República le protegen agentes de Policía, con todo lo que ello implica (localizaciones, controles y comprobaciones) y en este caso, la incompetencia habría quedado probada, o bien el Ministerio del Interior fue informado, que es, obviamente, la hipótesis más lógica y más probable. De ser este el caso, se plantea la cuestión de la lealtad.

Víctima de sus pasiones, ¿François Hollande ha vuelto a caer en una trampa al no ser avisado de que la vivienda que frecuentaba estaba relacionada con el crimen organizado?

Versión española : redacción de infoLibre

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse