De Calais a Italia: cómo Francia se convirtió en el nuevo guardián de las fronteras europeas

Por

A cambio de « mejorar la seguridad » del puerto de Calais y del túnel del Canal de la Mancha, Francia se compromete a vigilar las fronteras de Gran Bretaña. Mientras, en Vitimille y Menton, la policía multiplica los controles raciales. El ministro del Interior Bernard Cazeneuve asume el papel del nuevo guardián de Europa rompiendo algunos principios jurídicos europeos.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

En teoría, las fronteras desaparecieron del interior de la Unión Europa gracias al acuerdo Schengen en 1985, aparecía entonces un espacio de libre circulación. En la práctica, estas han resurgido de sus cenizas de la mano de la crisis migratoria. Pero, estas nuevas fronteras solo afectan a ciertas personas: los migrantes. Decenas de miles de exiliados llegan desde el Cuerno de África, África Occidental y Medio Oriente, hasta Grecia o Italia, y es allí donde las barreras emergen. En Vitimille y en Calais, los inmigrantes sufren en su propia piel sus consecuencias: los refugiados se hacinan en campos a la espera de una posible brecha en el sistema. Las muertes se multiplican. Al menos once personas han perdido la vida tratando de atravesar el Canal de la Mancha desde el pasado día 1 de junio.