Así fue la estrategia ganadora de Mélenchon en los centros urbanos y los barrios de clase trabajadora

Por

Los insumisos lograron el domingo un avance espectacular en dos electorados aparentemente opuestos: su discurso claro sobre la discriminación, sumado a la llamada al voto útil contra la extrema derecha, les permite articular un caladero de electoral transversal. La estrategia desplegada por el movimiento se ha centrado en dirigirse a las clases trabajadoras de las ciudades, en gran parte de origen migrante, mientras Marine Le Pen ha optado por los trabajadores del campo, un perfil más cercano a los chalecos amarillos. El voto a Mélenchon se concentra ahora en los antiguos bastiones socialistas consiguiendo devolver a la izquierda las metrópolis que habían virado hacia Emmanuel Macron en las presidenciales de 2017.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

¿Qué tienen en común un parisino del Distrito 10, donde el metro cuadrado cuesta 10.000 euros, y un habitante de Franc-Moisin, uno de los barrios más desfavorecidos de Seine-Saint-Denis en Francia? En estos dos lugares, que a primera vista no se parecen en nada, Jean-Luc Mélenchon se impuso este domingo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas.