En Francia, el Gobierno autoriza el lanzamiento de granadas lacrimógenas consideradas defectuosas

Por y

Las granadas explosivas de gas lacrimógeno GLI-F4 presentan graves defectos « identificados pero no resueltos ». En una nota con fecha del 4 de enero de 2018, obtenida por Mediapart, el fabricante Alsetex informó al Ministerio del Interior de tales fallas. Pese a ello, las autoridades francesas siguen autorizando su uso en las operaciones de mantenimiento del orden. Durante las protestas de los chalecos amarillos, estas granadas arrancaron una mano a cinco personas.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

La granada GLI-F4 es peligrosa. Como su prima OF1, prohibida tras la muerte de Rémi Fraisse. Los chalecos amarillos y los manifestantes zadistas lo saben bien. Se trata de una pequeña bomba de 25 gramos de TNT, responsable de lesiones graves y de varias amputaciones en los últimos dos años. Lo que los manifestantes no saben es que el propio fabricante la considera peligrosa e, incluso, defectuosa.