« Mi intención es convertirme en presidente ». El martes 28 de marzo, a 25 días de la primera vuelta de las elecciones francesas, el fundador del movimiento ¡En Marcha! convocó a la prensa. Emmanuel Macron tenía un mensaje claro que transmitir: es el « amo y señor del tiempo ». Su intención es « cambiar las costumbres y las caras ». No « aspira a ser un presidente de la IV República » que gobernaría con una mayoría de « circunstancias ». Además, también anunció que para ser candidato de ¡En Marcha! aquellos miembros que militan en otros partidos deberían dejarlos. De este modo no hay equívocos en cuanto a la posible « doble pertenencia » evocada hace dos meses.