Sarkozy despedido o la revancha del electorado

Por

Se trata de una derrota y de una humillación. Sarkozy, tras ser despedido por su propios votantes, ha visto cómo su estrategia saltaba por los aires. En este ejercicio inédito de democracia, toma el relevo una derecha dura encarnada por Fillon.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Se trata de una ejecución en la plaza pública. La caída de Nicolas Sarkozy, en la primera vuelta de las primarias de la derecha y el centro, celebradas este domingo 20 de noviembre, es mucho más que una derrota electoral. Hemos asistido al despido sin miramientos del ex jefe del Estado, pero no en el marco de una pugna tradicional entre la derecha y la izquierda, sino que se ha producido en sus propias filas, en un electorado de derechas que, desde hace casi 15 años, ¡lo designaba sistemáticamente su líder! Se trata de una carta de despido en toda reglar –quizás una lettre de cachet– remitida por la derecha al hombre que aspiraba con total impunidad a recuperar la presidencia perdida en 2012.