Francia aprueba el matrimonio homosexual y la derecha anuncia que recurrirá

Por

François Hollande cumple así una de sus principales promesas electorales. La ley ha salido adelante con 331 votos a favor y 225 en contra.
La oposición conservadora anuncia que recurrirá la medida ante el Consejo Constitucional, que deberá decidir antes de la entrada en vigor de la norma.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

La Asamblea Nacional de Francia ha aprobado definitivamente este martes la ley que legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción por parte de estar parejas. El presidente François Hollande cumple así una de sus principales promesas electorales. En la votación en la Cámara Baja, 331 parlamentarios se han pronunciado a favor, 225 en contra y 10 se han abstenido.

La aprobación de la reforma social más importante en Francia desde la abolición de la pena de muerte en 1981 no ha estado exenta de polémica. Durante la lectura del resultado final, los diputados de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) han abandonado la sala en un gesto de protesta. Los conservadores han anunciado que si regresan al poder en 2017 someterán la medida a una consulta popular.

En cualquier caso, habrá que esperar hasta ver la primera boda entre personas del mismo sexo en Francia. La derecha ha asegurado que recurrirá la norma ante el Consejo Constitucional. El órgano deberá decidir en el plazo de un mes al respecto, y sólo tras su visto bueno podrá promulgarse la ley. En el mejor de los casos, la primera unión de este tipo se celebrará a mediados de junio.

En la calle, el movimiento de oposición de los últimos días ha anunciado más protestas para los próximos 5 y 26 de mayo. Por su parte, Christiane Taubira, ministra de Justicia y una de las mayores promotoras de la medida aprobada hoy, se ha confesado « embargada por la emoción ». « No hay una única manera de vivir en pareja y en familia. El texto que habéis aprobado es incontestablemente un texto generoso », ha añadido.

Siguiendo el ejemplo de España

Hasta hoy, el matrimonio entre personas del mismo sexo era una opición reconocida en trece países. Los legisladores de Holanda en 2001 y Bélgica en 2003 fueron los pioneros, aunque con matices : la ley holandesa prohibía a las parejas homosexuales adoptar menores en el extranjero, y tampoco permitía a una mujer adoptar a los hijos de su pareja lesbiana. En Bélgica la situación era aún más desigual, pues no se permitían las adopciones de menores en ningún caso y se otorgaba un régimen fiscal menos favorable a las uniones de personas del mismo sexo.

No fue hasta 2005 cuando se aprobó una norma que equiparaba plenamente los matrimonios heterosexuales y homosexuales. La ley impulsada en 2005 por el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero fue la primera que reconocía los mismos derechos a unos y otros, y ha sido tomada como ejemplo en numerosas ocasiones. No en vano, Zapatero ha sido uno de quienes ha asesorado al Gobierno de Hollande para la elaboración de la norma aprobada hoy.

A nivel mundial y con la incoporación de Francia, son catorce los países que reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo : Holanda, Bélgica, España, Canadá, Sudáfrica, Noruega, Suecia, Portugal, Islandia, Argentina, Dinamarca, Uruguay y Nueva Zelanda.