Francia Insumisa, un movimiento profeta

Por

Con una base sociológica diversificada y dinámica, el movimiento Francia Insumisa ha conseguido acabar con el duopolio Partido Socialista-Partido Comunista. Para construir una nueva identidad política capaz de sobrevivir a largo plazo, la formación de Jean-Luc Mélenchon debe aclarar su organización y su relación con las antiguas fuerzas de la izquierda.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Se trata de un pasaje que suena extraño a día de hoy y que se encuentra al final de una obra que Bernard Ravenel le dedicó a la historia del Partido Socialista Unificado (PSU). Ese pequeño partido, fundado en 1960 por disidentes socialistas y comunistas contrarios a la guerra de Argelia, consiguió forjar, a través de las luchas políticas y sociales, una identidad original, autogestionada y ecologista. Al no lograr acabar con el dominio del PS y del PCF en la izquierda, y aún menos conseguir reunificar el movimiento obrero francés, el PSU se fue apagando poco a poco en los 80.