Fillon candidato, un desafío para toda la izquierda

Por

La victoria indiscutible de François Fillon demuestra que la derecha no está revuelta. Eligiendo al candidato más duro, con un programa de austeridad radical, la derecha presume de un sentimiento de omnipotencia. Para sus electores, la izquierda ha dejado de existir. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Si François Fillon ha ganado la primaria, la izquierda ha dejado de existir. Este es el mensaje de los electores de la derecha. Están convencidos de que su campeón cuenta con el buen temperamento, y que se encuentran ante una ocasión única para reaccionar sin preguntarse si será demasiado difícil imponer una u otra medida, o sí el hecho de ponerlas en marcha conlleva un importante riesgo. François Fillon y Alain Juppé contaban, en grosso modo, con el mismo programa, es decir, el catálogo más liberal y más conservador desde la guerra de 1940-1945, el desempate, con una ventaja impresionante, se ha basado en la promesa del diputado de París de afilar sus ángulos, mientras que el alcalde de Burdeos prometía redondearlos. Con Fillon, si creemos en su discurso, no habrá lugar para el diálogo, imponiendo una filosofía poco ortodoxa: o lo tomas o lo dejas.