23 puntos en común de los programas de PSOE y Podemos

Por y daniel Ríos

Ambos partidos tienen posturas opuestas sobre el referéndum catalán, pero coinciden en múltiples propuestas de temas económicos y sociales, como la dación en pago, el aumento de la financiación en sanidad y educación o las ayudas a familias vulnerables. infoLibre, socio editorial de Mediapart, analiza las principales semejanzas de los programas con los que PSOE y Podemos se presentaron a las elecciones del 20D.

Este artículo es de acceso abierto. La información nos protege Me suscribo

El acuerdo entre PSOE y Podemos parece hoy por hoy, muy lejano. El fragmentado escenario que arrojaron las elecciones del pasado día 20 ofrece la opción de alcanzar un frágil pacto de izquierda, pero las formaciones lideradas por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias están centrando su discurso en su posición tajantemente contraria con respecto a la realización de un referéndum sobre la independencia en Cataluña. No obstante, más allá de sus desencuentros dialécticos y su oposición en este tema, PSOE y Podemos defienden medidas similares en el ámbito social e institucional.

La tónica habitual de los últimos días está siendo el cruce de crtícas entre ambos partidos. Iglesias acusó hace unos días a los socialistas de hacer « teatro » y querer pactar con el PP, mientras que estos aseguran que Podemos quiere "romper" España. No obstante, los programas electorales de PSOE y Podemos no son tan distantes como las declaraciones de sus líderes hacen ver: el deseo de reformar la ley electoral, la dación en pago, la derogación del concordato con el Vaticano o el establecimiento de una renta mínima son algunos de los puntos que plantean ambos partidos. El análisis de los documentos programáticos de las dos formaciones ofrece un mínimo de 23 medidas similares en ámbitos como la sanidad, la educación, la vivienda, los servicios sociales o las reformas institucionales:

  • 1. Reforma fiscal: PSOE y Podemos plantean cambios impositivos, aunque a diferente escala. Ambos coinciden, por ejemplo, en la necesidad de cambiar el impuesto de sociedades para acercar el tipo nominal al que realmente pagan las empresas, y también plantean reducir el IVA cultural al 10% o promover el impuesto a las transacciones financieras, la conocida como Tasa Tobin. Podemos, por su parte, plantea una reforma del IRPF para aumentar el número de tramos y que redundaría en un aumento del tipo de las rentas más altas, algo que los socialistas no contemplan.
  • 2. Renta garantizada o Ingreso mínimo vital: Tanto el PSOE como Podemos plantean en sus programas establecer una ayuda para las familias « en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión », como reza la propuesta de los socialistas. Los de Pablo Iglesias ofrecen complementar la renta del hogar hasta que llegue a un mínimo de 600 euros, una cuantía que aumentaría progresivamente en función del número de miembros de la unidad familiar hasta un máximo de 1.290 euros. El partido de Sánchez, por su parte, no concreta cifras, aunque también apunta que la cantidad aumentaría « de forma escalonada en función de las rentas familiares », así como por cada hijo a cargo.
  • 3. Sanidad universal: Ambos partidos lo tienen claro: es necesario, a su juicio, derogar el decreto ley 16/2012, que retiró la tarjeta sanitaria a los inmigrantes irregulares, para que la sanidad vuelva a ser universal. El PSOE asegura que recuperará este derecho « con carácter inmediato a su llegada al Gobierno », mientras que Podemos propone asegurar el « derecho a la tarjeta sanitaria para todas las personas, también para los inmigrantes o emigrantes de nacionalidad española, quienes pierden el acceso a la cobertura sanitaria universal noventa días después de su salida del país ».
  • 4. Aumento de la financiación de la sanidad: Podemos y el PSOE proponen dotar de más recursos al sistema sanitario público y sus planteamientos se acercan incluso en la cifra a la que debe ascender la inversión: los socialistas hablan de gastar el 7% del PIB en sanidad pública, mientras que la formación morada asegura que su objetivo es « recuperar los niveles de dotación previos a 2012 » –en 2011, el gasto ascendió al 6,86% del PIB–. En lo que difieren es en el tiempo que tardarían en aplicar esta política: mientras Podemos asegura que el incremento presupuestario debería producirse « durante el primer año de legislatura », el PSOE es más cauto y señala que su objetivo es llegar a esa cifra « al final de la segunda legislatura ».
  • 5. Reforma electoral: Tanto PSOE como Podemos son partidarios de cambiar la ley electoral para « mejorar la proporcionalidad », si bien las propuestas de uno y otro –que no son especialmente detalladas– difieren en los mecanismos. Los socialistas proponen establecer « un sistema de listas desbloqueadas », mientras que Podemos no hace referencia a esta cuestión pero sí ahonda más que el PSOE en el método para buscar una mayor proporcionalidad del sistema: pasar de la actual circunscripción provincial a una autonómica, lo que exigiría reformar la Constitución. 
  • 6. Derogación del voto rogado: En esto no hay fisuras: las dos formaciones establecen en sus programas la necesidad de acabar con el voto rogado « para facilitar una mayor participación » de los ciudadanos españoles en el extranjero, dado que « el derecho al sufragio se ha visto seriamente dificultado en su ejercicio » desde su implantación en 2011 con el voto a favor del PSOE, que posteriormente rectificó. 
  • 7. Ampliación de la Ley de Transparencia: Los partidos liderados por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias coinciden en que la actual norma, aprobada por el PP, tiene « lagunas », y apuestan por cubrirlas « para que se adecúe a los estándares internacionales », según recoge el programa de Podemos. En este sentido, el PSOE plantea, entre otras cosas, que el Portal de la Transparenciaincluya las declaraciones de renta, bienes e intereses de todos los cargos públicos, así como su agenda o los viajes realizados con dinero público; por su parte, la formación morada propone « establecer la obligatoriedad legal de rendir cuentas y de publicar los resultados en la web para todas las instituciones con titularidad o financiación pública: la Casa Real, el Consejo General del Poder Judicial, los partidos políticos, los sindicatos y las organizaciones empresariales ». 
  • 8. Aumentar la inversión en educación hasta el 7% del PIB: Al igual que en sanidad, PSOE y Podemos quieren elevar el gasto en esta partida y, en este caso, sí que coinciden con la cifra exacta: el objetivo recogido en sus programas es llegar al 7% del PIB. Los tiempos para hacerlo son más parejos en este tema: el partido morado asegura que « en la medida de lo posible » el gasto debería crecer hasta el 5,6% del PIB –la media de la OCDE– al final de esta legislatura para alcanzar « a largo plazo » el 7%, mientras que los socialistas se ponen como meta « alcanzar un suelo de financiación del 5% del PIB en dos legislaturas » y, « a medio plazo », llegar al 7%.
  • 9. Disminuir las ratios de alumnos por clase: Podemos plantea unas clases de primaria y secundaria con un máximo de 20 alumnos, aunque a medio plazo se plantea acercarse a los 25 alumnos en cada clase de estas enseñanzas. Por su parte, el PSOE plantea igualmente rebajar las ratios y propone « trabajar con el horizonte de la clase de 20 alumnos y alumnas en primaria y la clase de 25 en secundaria ».
  • 10. Derogación de la ley Wert: La contestada Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE, más conocida como ley Wert) es para PSOE y Podemos una norma a eliminar. Ambas formaciones proponen sustituir esta ley, aprobada en solitario por el PP durante la última legislatura, por otra que ponga « fin a la inestabilidad del sistema educativo español », como señala el programa del partido de Pablo Iglesias. Para los socialistas, la nueva norma debería « garantizar un sistema educativo estable, basado en la equidad, la igualdad entre mujeres y hombres y la inclusividad, permita mejorar el aprendizaje, la formación educativa y la adquisición de competencias en todas las enseñanzas ». 
No hay movilización sin confianza
No hay confianza sin verdad
Apóyanos