Italia 2018 vs Grecia 2015: dos formas opuestas de abordar la cuestión migratoria

Por

En una Italia donde la llegada de demandantes de asilo ha disminuido en comparación con años anteriores, el ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, propaga sus comentarios xenófobos mientras las agresiones racistas se multiplican. La reacción contrasta con la respuesta griega de 2015, cuando, pese a la asfixia económica, el país acogió a miles de migrantes que llegaban a diario a sus costas.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Demagogia, inconsciencia y provocación. Estas parecen ser las fuerzas motrices del ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, desde que asumió el cargo el 2 de junio. En los últimos días, ha llegado a citar a Mussolini casi textualmente, vía Twitter, con motivo del cumpleaños del exdictador fascista: « Tantos enemigos, tanto honor ». En cuanto a los ataques racistas que han proliferado en el país en los últimos meses, respondía: « Recuerdo que, en Italia, los inmigrantes cometen al día alrededor de 700 delitos, es decir, casi un tercio del total y esta es la única emergencia real por la que lucho como ministro ».