Un golpe de fuerza y una alianza sin precedentes entre USA, Israel y Arabia Saudí

Por

Para Europa y el mundo árabe, la decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel es una provocación. Pero esta decisión responde a un plan de paz que Washington intenta imponer al pueblo palestino con la ayuda de Arabia Saudí e Israel.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El anuncio de Donald Trump sobre el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel es un cohete de dos tiempos. No se excluye que vaya a explotar en pleno vuelo. Primer tiempo: « Es el momento de reconocer oficialmente Jerusalén como capital de Israel –declaró Donald Trump este miércoles 6 de diciembre-. Nosotros reconocemos lo evidente, la simple realidad. Jerusalén no es únicamente una ciudad de tres religiones, es la capital de una de las democracias más grandes del mundo ». Aprovechando la ocasión, el presidente estadounidense confirmó la rápida mudanza de la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén.