Portugal, el país de izquierdas que funciona

Por

Desde octubre de 2015, los socialistas controlan las riendas del Gobierno portugués, gracias al apoyo de una original coalición en el Parlamento: la izquierda radical del Bloco y el Partido Comunista. Una alianza que podría enseñar más de una lección a otros países europeos. Entre los logros del Gobierno luso destacan la bajada de impuestos a las rentas más bajas, la subida de las pensiones mínimas, la gratuidad de los libros escolares hasta el sexto año o un nuevo impuesto a los beneficios de las grandes empresas. Reportaje. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestra enviada especial en Lisboa (Portugal).- Ese día, Mario Centeno, recién elegido presidente del Eurogrupo, comparecía en el Parlamento. Que el ministro de Finanzas portugués esté al frente de la institución de la moneda única, ¿es una buena noticia para este pequeño país que está saliendo, poco a poco, de una larga cura de austeridad? « En realidad, no », zanja Catarina Martins, « coordinadora » del Bloco de Esquerda, el partido de la izquierda radical portuguesa que, sin embargo, apoya en el Parlamento al Gobierno socialista, que ha nombrado a Mario Centeno. « El cambio en Europa no procederá del Eurogrupo. Y Centeno es un liberal que, entre otras cuestiones, abogaba por la flexibilización del despido ».