Alepo, epicentro del conflicto sirio

Por

Al bombardear a la población civil de Alepo, segunda ciudad siria, a pesar de la tregua alcanzada a finales de febrero, Bashar al Assad trata de controlar el conflicto. Mientras tanto, en Alepo cada día se aleja un poco más la esperanza de recuperar una Siria multiconfesional y pacífica.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Por un lado, el régimen sirio actúa solo, por iniciativa propia, despreciando las vidas humanas. Por otro lado, la comunidad internacional se muestra impotente pese a que hace varios años que la población civil reclama ayuda. Esta misma semana, quedaba patente en Siria algo que se viene repitiendo en los últimos cinco años: el Ejército de Bashar al Assad respeta tanto como el Estado Islámico las treguas y la población civil. Desde que se reanudaron los combates el pasado 22 de abril en Alepo, más de 250 civiles han perecido, sobre todo en ataques aéreos perpetrados por la aviación del Ejército sirio, que violaban con ello la tregua, que entró en vigor el 27 de febrero por iniciativa de Estados Unidos y de Rusia.