Thatcher y el PP de Aznar y Aguirre

Por

La derecha occidental llegó al siglo XXI en posición de ventaja ideológica y mediática, y la recién fallecida Margaret Thatcher tuvo mucho que ver con ello. Crónica de Javier Valenzuela, de infoLibre.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

La derecha occidental llegó al siglo XXI en posición de ventaja ideológica y mediática, y la recién fallecida Margaret Thatcher tuvo mucho que ver con ello. En los años 1980, tras unos 1960 y 1970 protagonizados por ideas y movimientos progresistas, Thatcher y Ronald Reagan encarnaron en las dos potencias anglosajonas la contraofensiva de una derecha que proclamaba sin complejos su conservadurismo en los asuntos de la vida cotidiana y su ultraliberalismo en lo tocante al dinero. Ambos, la ex primera ministra británica y el ex presidente norteamericano, desaparecido en 2004, fueron grandes comunicadores, capaces de sintetizar en fórmulas cortas y comprensibles las ideas de los think-tank conservadores. Daban así buenos titulares a los medios impresos y audiovisuales, lo que contrastaba con un discurso socialdemócrata cada vez más farragoso y tecnocrático.

Thatcher recuperó sin rodeos el programa máximo del conservadurismo británico tras unos años de dudas internas, mientras que sus rivales laboristas, en sintonía con el resto del centroizquierda, iban limando el suyo en aras del denominado « pragmatismo ». La torpeza en Las Malvinas de los milicos argentinos le dio la ocasión para envolver patrioteramente en la Union Jack su política de desregulación y privatizaciones. La Dama de Hierro se convirtió así en una ganadora y una referencia para las derechas de muchos otros países.

En el Partido Popular refundado por José María Aznar la influencia del thatcherismo (y el reaganismo) es notable. Para empezar, la idea misma de quitarse el complejo ideológico frente a una izquierda que había estado más « de moda » en los 1960 y 1970, eso que [la presidenta de la Comunidad de Madrid] Esperanza Aguirre y los suyos aún llaman « acabar con Mayo del 68 ». Y luego todo aquello de que cuanto menos Estado, mejor; de que la gestión privada es siempre más eficaz que la pública; de que la consecución de dinero fácil y rápido es un gran objetivo vital; de que hay que mimar fiscalmente a las grandes fortunas y las grandes empresas para que prosperen y así creen « riqueza y empleo »; de que los sindicatos de trabajadores constituyen el gran problema de las sociedades democráticas contemporáneas…