Los peligros del ataque internacional en Siria

Por

La decisión de Washington, París y Londres de castigar al régimen de Bashar al-Assad por el ataque químico en Duma, con el bombardeo de tres instalaciones relacionadas con su programa de armas químicas el pasado sábado 14 de abril, puede traer consigo importantes consecuencias. La operación puede desestabilizar aún más a la región y desembocar en una confrontación entre Estados Unidos y Rusia.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Un año después de haber ordenado el lanzamiento de 59 misiles de crucero Tomahawk contra la base aérea siria de Al-Shayrat, de donde habían despegado los aviones de combate encargados de bombardear con gas sarín la localidad de Jan Sheijun, Donald Trump amenazaba con lanzar un segundo ataque punitivo contra Siria. Sus amenazas se tradujeron, esta vez, en una operación internacional a la que se sumaron Francia y Reino Unido, el sábado 14 de abril.