Vacuna contra la Covid-19: el lobby farmacéutico endosa a los Gobiernos la factura de sus posibles efectos adversos

Por

Una vez obtenida la autorización de comercialización, los Estados se harán cargo de la indemnización por los efectos secundarios graves, a menos que se demuestre la culpa del laboratorio. La presión política para producir una vacuna en un tiempo récord serviría como pretexto para aprobar este sistema de indemnizaciones.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Incluso los fabricantes de vacunas contra la Covid-19 temen los efectos secundarios relacionados con la velocidad de su desarrollo. Tanto es así que no quieren asumir las eventuales indemnizaciones de las potenciales víctimas. El lobby farmacéutico en el viejo continente, y más concretamente la división Vacunas Europa (1) de la Federación Europea de Industria Farmacéutica y Asociaciones (EFPIA), lo afirmó en un comunicado dirigido a sus miembros ya en mayo de 2020.