"Somos demasiado viejos para irnos": los últimos de Kiev

Por


Más de la mitad de la población ha huido de la capital de Ucrania: en las grandes urbanizaciones obreras del distrito de Obolon, muchas personas mayores se niegan a marcharse. Lyudmyla, sentada en un banco junto a una amiga, sentencia: “¿Irse? ¿Por qué, y adónde? Ya somos muy mayores, nuestra vida está aquí. Los jóvenes se pueden mover mejor. Esta guerra parará".

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El 20 de marzo no es un domingo como cualquier otro. Al amanecer se han despertado con el ruido lejano de las bombas caídas al norte de Kiev. Sobre la una de la tarde la explosión de un misil o su destrucción por las defensas antiaéreas ha activado las sirenas de alarma. Un poco antes de las ocho de la tarde se han oído por primera vez disparos de la defensa antiaérea en la ciudad.