¿Por qué se muestra Bruselas tan indulgente con España y Portugal?

Por

Con su decisión de posponer las eventuales sanciones a España y Portugal, la UE se muestra más flexible que de costumbre. Juncker no quiere ningún problema en vísperas del referendo británico y de las elecciones generales españolas del 26-M. 

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestro enviado especial en Bruselas (Bélgica).- La Comisión Europea ha decidido no correr riesgos en el partido que disputa contra Madrid y Lisboa. Ha pospuesto hasta julio la decisión de imponer eventuales sanciones a España y a Portugal. Ambos países llevan unos meses en la picota por superar, ampliamente, los límites presupuestarios permitidos. En teoría, estos incumplimientos deberían acarrear sanciones. El déficit público español alcanzó el año pasado el 5,1% del PIB, cuando el objetivo del déficit pactado era del 4,2%; España lleva en campaña prácticamente desde marzo de 2015 y el Gobierno está en funciones. Mientras, en Portugal, donde gobiernan los socialistas desde octubre con el apoyo de otras fuerzas de izquierdas, la desviación del déficit es todavía más importante: a finales de 2015 era del 4,4% del PIB, es decir, 1,7 puntos por encima de lo establecido.