El futuro político de la presidenta de Brasil pende de un hilo

Por

En un escenario protagonizado por la corrupción que contamina a toda la clase política, se ha lanzado un proceso de destitución contra la presidenta de Brasil. En este contexto, la población muestra una creciente desilusión con la democracia restaurada en 1985.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestra corresponsal en Río de Janeiro (Brasil)-. Frente a la crisis política, incluso los analistas más sesudos terminan por quedarse sin ideas. El pasado 7 de diciembre, el vicepresidente brasileño Michel Temer remitió una extensa carta a la presidenta Dilma Rousseff. « Verba volant, scripta manent », decía en latín. « Lo escrito, escrito está y las palabras se las lleva el viento », puede leerse en la carta filtrada a la prensa en su integridad poco después de que la jefa del Estado la recibiese. Le siguen una lista de reproches, relativos a la supuesta « desconfianza » que la presidenta siente por el propio Temer, quien mantiene que ha sido tratado como un « vicepresidente florero y accesorio ».