Siria: la guerra, los silencios y las mentiras

Por

Estados Unidos, Francia y Reino Unido van a participar en una intervención militar en Siria. La campaña de ataques aéreos anunciada supone una huida hacia adelante, sin fundamento legal alguno; se trata de una estrategia para ocultar los errores del pasado, una gestión oportunista de las opiniones que, muy probablemente, será el desencadenante de un cataclismo en la zona a pesar de que existen alternativas.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Digámoslo alto y claro: cualquier demócrata que se precie de serlo, a día de hoy, debe desear la caída del régimen de Al Asad y contribuir a ello. Demócrata sincero, es decir un ciudadano libre, que rechaza observar el mundo a través de visiones conspiracionistas, que solo harían de los países occidentales lacayos dóciles de un gran demonio imperialista norteamericano. Ciudadano libre, es decir el que considera que los valores universales han de defenderse en todas partes y que la promoción y la defensa de estos valores son el único medio de asentar la legitimidad de un derecho internacional (y de sus organizaciones, con la ONU a la cabeza).