Alexandre Benalla y Vincent Crase detenidos tras las revelaciones de Mediapart

Por , y

Los jueces de instrucción encargados de la investigación sobre las violencias cometidas el 1 de Mayo, consideran que los dos excolaboradores de Emmanuel Macron violaron su control judicial al darse cita el 26 de julio de 2018.

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

Siete meses después de haber abandonado el Palacio del Elíseo y La República En Marcha (LREM), Alexandre Benalla y Vincent Crase se encaminan hacia prisión.

Los jueces de instrucción encargados de la investigación sobre las violencias del 1 de Mayo han decidido revocar el control judicial de los dos excolaboradores de Emmanuel Macron, tras las revelaciones de Mediapart sobre su encuentro clandestino el 26 de julio de 2018. El Juez de las Libertades y de la Detención (JLD) ha seguido las requisiciones del fiscal de la República y ordenado su detención, como confirmó una fuente judicial a Mediapart. Alexandre Benalla, de 27 años, y Vincent Crase, de 43, pasaron este martes 19 de febrero su primera noche en prisión.

Nuestra investigación publicada el 31 de enero demostró en particular –grabaciones de audio apoyan las revelaciones-, que el excolaborador de Emmanuel Macron, Alexandre Benalla, y el ex jefe de seguridad del partido LREM, Vincent Crase, ambos acusados en el caso de las violencias cometidas contra varios manifestantes el 1 de Mayo, se encontraron físicamente el 26 de julio, en París, violando manifiestamente el control judicial que les prohibía cualquier contacto.

Alexandre Benalla y, en un segundo plano, Vincent Crase, el 1 de mayo de 2018 en París. © Reuters Alexandre Benalla y, en un segundo plano, Vincent Crase, el 1 de mayo de 2018 en París. © Reuters

Este encuentro tuvo lugar cuatro días después de su acusación formal. El motivo de esta cita fue todo menos anecdótico, pues se trataba de organizar la disimulación de un contrato de seguridad firmado con un oligarca ruso cercano al Kremlin (lea nuestras revelaciones aquí y aquí).

Cuando todavía se encontraban en el Elíseo, los dos hombres pusieron en marcha con total discreción, a partir del mes de marzo de 2018, una colaboración con Iskander Makhmudov. Varios magistrados europeos sospechan que este multimillonario, que se define a sí mismo como un « soldado de Putin », está relacionado con la mafia de Moscú (lea aquí su perfil, en francés).

« Aquí, hay una urgencia [...] hay que tratar de escapar », advierte Vincent Crase, en la reunión del 26 de julio, temiendo que el contrato ruso sea descubierto tras el estallido del affaire del 1 de Mayo. « Por lo tanto, tenemos que cambiar de propietario para hacer lo que planeamos hacer y transferir... [...] Tienes que desaparecer de la empresa [asegurando las prestaciones del contrato ruso] -dice Benalla a Crase-. Así que tenemos que encontrar a otra persona... [...] En fin, tengo una idea en mente, pero tenemos que poner la empresa a nombre de otra persona... Porque de lo contrario [...] harán embargos preventivos y frenarán la empresa », concluye Benalla. 

Finalmente, a partir del mes de octubre, el contrato de Makhmudov pasó a manos de otra empresa, France Close Protection, creada por una persona cercana a Benalla y que contrató a este último en Francia, pero también en Marruecos en el marco de un contrato con un segundo oligarca ruso, Farkhad Akhmedov.

El día después de nuestras revelaciones sobre el encuentro del 26 de julio, los investigadores encargados del affaire de violencias del 1 de Mayo enviaron a Mediapart una solicitud para obtener nuestras grabaciones. Como es nuestra costumbre, respondimos el mismo día que estábamos dispuestos a transmitirles una copia de las grabaciones que habíamos puesto a disposición de nuestros lectores, ni más ni menos. Este acuerdo verbal fue confirmado por un correo electrónico, enviado el lunes 4 de febrero a las 9 de la mañana en punto. Las grabaciones publicadas, incluida una adicional en la que Benalla y Crase discuten sobre la destrucción de pruebas, fueron entregadas a la justicia por uno de nuestros abogados en una llave USB. 

Mientras tanto, nuestro periódico fue objeto de una tentativa de registro por parte del nuevo fiscal de la República de París, Rémy Heitz, elegido por Emmanuel Macron el pasado otoño, tras un proceso de selección vivamente criticado.

Esta investigación paralela, fundada sobre sospechas de « violación de la intimidad de la vida privada » y de « posesión ilícita de aparatos o dispositivos técnicos destinados a interceptar telecomunicaciones o conversaciones », fue abierta sobre la base de un rumor transmitido en circunstancias inusuales por los servicios del primer ministro Édouard Philippe (leer nuestra investigación aquí).

Este simple mensaje de Matignon, residencia oficial del primer ministro francés, justificó, a los ojos del fiscal Heitz, una investigación sobre nuestras fuentes y una tentativa de registro de nuestro periódico por parte de la Brigada Criminal.

Dos semanas después de la apertura de esta investigación cuya base jurídica es contestada, Alexandre Benalla y Vincent Crase finalmente presentaron una denuncia por los mismos presuntos delitos. Esta maniobra estaba destinada, en particular, a desautorizar las grabaciones desde un punto de vista jurídico. La encarcelación de ambos hombres muestra el fracaso de esta estrategia de defensa. 

Hasta la fecha, Alexandre Benalla es acusado en tres procesos judiciales diferentes:

  • Una investigación judicial sobre las violencias del 1 de Mayo, ampliada a la posesión de armas durante la campaña presidencial (encuentre nuestras revelaciones aquí);
  • Una investigación judicial sobre el uso de pasaportes diplomáticos, ampliada a las sospechas de falsificación de documentos (lea nuestras revelaciones aquí);
  • Una investigación preliminar llevada a cabo por la Fiscalía Nacional Financiera por « corrupción » sobre los contratos rusos (lea aquí).

Este miércoles 20 de febrero, la Comisión de Investigación del Senado confirmó su intención de recurrir a la justicia para denunciar a Alexandre Benalla por « falso testimonio ».

Versión y edición española : Irene Casado Sánchez.

Si vous avez des informations à nous communiquer, vous pouvez nous contacter à l’adresse enquete@mediapart.fr. Si vous souhaitez adresser des documents en passant par une plateforme hautement sécurisée, vous pouvez vous connecter au site frenchleaks.fr.

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse