Macron ya domina una Francia en ruinas

Por

El presidente candidato, que resultaba reelegido con el 58,54% de los votos emitidos, ha logrado imponer la estrategia que lleva aplicando desde hace cinco años. El hombre que había asegurado, en 2017, que haría todo lo posible para que nadie tuviera “ninguna razón para votar a los extremos” ha contribuido en gran medida a un nuevo cara a cara con Marine Le Pen.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Emmanuel Macron llegó al Campo de Marte al ritmo del Himno a la Alegría de Beethoven, que ya había resonado en el patio del Louvre la noche de su victoria en 2017. Pero esta vez, el presidente de la República, recién reelegido frente a Marine Le Pen con el 58,54% de los votos emitidos, no hizo su entrada solo, sino junto a su esposa y rodeado de jóvenes. Una puesta en escena cuidadosamente orquestada para mantener su promesa de “un método refundado [...] al servicio de nuestro país y de nuestra juventud”.