El nuevo problema de Europa se llama Alemania

Por

La dogmática intransigencia y la brutalidad inédita exhibida por Berlín hacia el Gobierno griego marcan una ruptura histórica en el proyecto europeo.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

El gran naufragio europeo vinculado a la crisis griega ha sido una revelación. Esta revelación se debe en buena medida al primer ministro griego Alexis Tsipras y a su exresponsable de Finanzas Yanis Varoufakis. Al apostar, uno y otro, por cuestiones claramente políticas en el corazón de la tecnocracia bruselense, al abogar por la transparencia poniendo fin al escandaloso sistema de reuniones a puerta cerrada del eurogrupo, los responsables griegos han puesto de manifiesto un nuevo e inquietante problema: el caso alemán.