Irán: el fin de las sanciones no será inminente

Por

El pueblo iraní, principal víctima de las sanciones dictadas por Donald Trump, y el presidente Rohani confían en ver cuanto antes el inicio de las conversaciones con la nueva administración estadounidense. Aún no hay indicios de que el guía Alí Jameneí esté dispuesto a ello. Si bien, las facciones radicales están ya preocupadas.

Este artículo es de acceso abierto. La información nos protege Me suscribo

Antes de las elecciones del 3 de noviembre, el grupo musical iraní DasandazBand compuso una canción mitad rap, mitad tradicional, que puede verse en vídeo, para instar a los votantes estadounidenses a acudir a las urnas. Un ritmo pegadizo y una letra, en persa, divertida e incluso alegre para abordar un tema muy serio: el futuro de Irán. « Eh, Joseph, Laura, Thomas, tu voto nos afecta más de lo que pensáis. Si éste gana, el precio del dólar bajará, si éste gana, el precio de un coche se duplicará. Eh, Peter, Alice, incluso para comprar un teléfono móvil, dependemos de ti ».

Sin nombre, sin consignas de voto –al régimen no le habría gustado–pero, en la canción se percibe que una alta participación beneficia a Joe Biden.

DasandazBand - Hey Joseph | دسندازبند - هی جوزف. © DasandazBand

Las paradojas de Irán están en esta canción, que se ha vuelto viral: en un país donde el antiamericanismo es un valor sagrado, detrás del cual se encuentran todas las tendencias del régimen islámico, la campaña para las elecciones estadounidenses la siguieron, día tras día, millones de iraníes.

Y la siguieron mucho más que las elecciones presidenciales iraníes, que tendrán lugar el próximo mes de junio y que, por el momento, no entusiasman a nadie: los cinco primeros candidatos que se presentan son todos antiguos oficiales de los pasdaráns (Guardianes de la Revolución). Por consiguiente, muchos iraníes están convencidos de que su futuro dependerá, más que en ningún otro país, excepto Estados Unidos, de la elección de un nuevo presidente estadounidense.

El Gobierno iraní siempre ha fingido no tener preferencia entre los dos candidatos. Así fue en las elecciones anteriores. El influyente diario Kayhan, que reúne todas las corrientes radicales y que es, al mismo tiempo, muy cercano al Guía Supremo Alí Jameneí, tituló a toda página, en portada: « La victoria de un loco sobre una mentirosa ».

Y el líder iraní tuvo esta reacción cuando se anunció la victoria del candidato republicano: « A diferencia de los que celebran la presidencia de Donald Trump o los que la lamentan, no celebraremos ni lamentaremos el resultado de estas elecciones porque no hay ninguna diferencia entre ellos y no nos preocupa ».

Desde entonces, Donald Trump destrozó el Plan de Acción Integral Conjunta (PCJ), acrónimo del acuerdo nuclear de Viena, firmado el 14 de julio de 2015, el 8 de mayo de 2018; impuso nuevas sanciones –la primera oleada comenzó el 6 de agosto de 2018–, asesinó al general Kasem Soleimani el 3 de enero de 2020 y finalmente sancionó al sistema bancario iraní, atacando 18 bancos el 8 de octubre.

¿Cuál fue el resultado? « Aunque no logró derribar el régimen, hacer que renunciara a su programa nuclear y hacer que la República Islámica volviera a la mesa de negociaciones, tal y como esperaba, Donald Trump, en cambio, sí consiguió asfixiar económicamente a Irán. Y su política de sanciones ha tenido un efecto negativo en la naturaleza de la protesta interna: las demandas de más democracia han dado paso a las revueltas del pan », resume el investigador Clément Therme, especialista en Irán e investigador del Centro de Investigaciones Internacionales (CERI-Ciencias Políticas de París).

Teherán, 9 de noviembre de 2020. © Fatemeh Bahrami/Agencia Anadolu/AFP Teherán, 9 de noviembre de 2020. © Fatemeh Bahrami/Agencia Anadolu/AFP

El exembajador francés en Irán, François Nicoullaud, añade: « Irán ha jugado bien al permanecer dentro del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), mientras ponía en marcha una serie de violaciones calculadas del acuerdo, al que dijo que estaba dispuesto a volver si las cosas mejoraban. Estas infracciones moderadas, sin embargo, lo acercaron a la capacidad de adquirir armas nucleares, si así lo deseaba. Y durante este período, los otros cinco países firmantes del acuerdo (Francia, Rusia, Gran Bretaña, Alemania y China) estuvieron más bien del lado de Irán, poniendo de manifiesto la soledad de Washington ».

Por tanto, en enero comenzará una nueva etapa en las relaciones irano-estadounidenses con Joe Biden, que ha hecho saber que Estados Unidos quiere volver al acuerdo nuclear, rompiendo así con la estrategia de « máxima presión » de la administración Trump.

Pero este cambio de rumbo no se producirá sin que Washington reclame primero a Teherán que siga escrupulosamente los términos del acuerdo y que alcance compromisos sobre ciertas cuestiones. « No me hago ilusiones sobre el régimen iraní, que está desestabilizando Oriente Medio, ha reprimido brutalmente a los disidentes en Irán y está deteniendo injustamente a ciudadanos estadounidenses. Pero hay una forma inteligente de contrarrestar la amenaza que Irán representa para nuestros intereses, y una que es autodestructiva, y esa es la forma que Trump ha elegido », dijo Biden en un número de febrero/marzo de Foreign Affairs.

« El reciente asesinato de Qasem Soleimani [...] eliminó a un peligroso actor, pero también aumentó el riesgo de una escalada de violencia en la región e impulsó a Teherán a hacer retroceder los límites impuestos por el acuerdo nuclear. Teherán debe volver a cumplir estrictamente el acuerdo. Si lo hace, volveré al acuerdo y reanudaré los esfuerzos diplomáticos con nuestros aliados para fortalecerlo y ampliarlo, al tiempo que pospondré todavía más las restantes actividades desestabilizadoras de Irán », añadió.

« El objetivo -comenta François Nicoullaud-, sería mejorar el texto con las demás partes firmantes del acuerdo reforzando sus disposiciones de protección contra las tentaciones de proliferación de Teherán. Además, Irán tendrá que liberar a los estadounidenses injustamente detenidos, hacer progresos en materia de derechos humanos y dar un paso atrás en sus “compromisos de desestabilización” de la región. Por último, Biden subraya que seguirá recurriendo a sanciones selectivas para contrarrestar las violaciones de los derechos humanos, el desarrollo del programa de balística y el apoyo al terrorismo ».

Con la excepción de los ultrarradicales, algunos de los cuales ocupan altos cargos en el aparato de seguridad y el Poder Judicial, cabe imaginar que el nizem (sistema) acogió la victoria de Joe Biden con alivio. El presidente Hassan Rohaní se apresuró a expresar su optimismo sobre un cambio en la actitud de Washington hacia Irán, al tiempo que subrayó que Estados Unidos « debe enmendar los errores del pasado y volver a respetar sus compromisos internacionales ».

En la capital iraní ya circulan rumores de negociaciones secretas entre ambos países, como las que tuvieron lugar en los años 2000 en el Sultanato de Omán, bajo la administración de Obama, y que condujeron al acuerdo nuclear de 2015.

No hay movilización sin confianza
No hay confianza sin verdad
Apóyanos