El FBI y Brasil investigan un supuesto soborno millonario por la adjudicación del Mundial de fútbol a Qatar

Por y GEOFFREY LIVOLSI

Según la información a la que ha tenido acceso Mediapart, la Justicia brasileña y el FBI investigan una transferencia de 22 millones de dólares efectuada desde Qatar, a través de una filial del banco Crédit Mutuel. Esta transferencia podría estar relacionada con el escándalo de corrupción que planea sobre la atribución del Mundial de fútbol de 2022 al emirato. Revelaciones.

Artículo en acceso libre. Descubre y lee todo en Mediapart Abonarse

El banco francés Crédit Mutuel-CIC, a través de una antigua filial, ¿sirvió de plataforma de corrupción a la hora de adjudicar el Mundial 2022 a Qatar? Así lo sospechan los investigadores del FBI y de la Justicia brasileña. Según las informaciones a las que ha tenido acceso Mediapart, los fiscales de dichos países han localizado un pago de 22 millones de dólares, efectuado desde Qatar a una cuenta abierta por el expresidente de la Federación Brasileña de Fútbol (CBF), Ricardo Teixeira, en el banco Pasche Monaco. El pago se ejecutó poco después de la votación de diciembre de 2010, en la que se adjudicó el Mundial a Qatar.

Texeira, que se vio forzado a presentar su dimisión como máximo responsable de la CBF por varios escándalos de corrupción, está acusado de participar en la supuesta compra de votos, en beneficio de Qatar, entre los 22 electores de la FIFA. El análisis de los movimientos bancarios en su cuenta en el Pasche refuerza las sospechas.

Ricardo Teixeira, expresidente de la Federación Brasileña de Fútbol y dirigente de la FIFA implicado en varios casos de corrupción. © Reuters Ricardo Teixeira, expresidente de la Federación Brasileña de Fútbol y dirigente de la FIFA implicado en varios casos de corrupción. © Reuters

Mediapart ya desveló que Texeira tenía, desde 2011, una cuenta en la filial monegasca del Pasche, entidad con sede en Suiza y controlada por Crédit Mutual hasta 2013.

« Texeira iba de forma regular a Mónaco, al Palacio Le Métropole, con Jao Havelange [expresidente de la FIFA] », cuenta la lanzadora de alertas Celine Martinelle, antigua asistente gestora de la cuenta de Teixeira. « Ambos venían al banco con un responsable de la sucursal de São Paulo ». Estos viajes los costeaba, en su totalidad, el banco Pasche, cuya filial radicada en el Principado de Mónaco está siendo investigada por « blanqueo ».

En una grabación sonora de 2013, también dada a conocer por Mediapart, el director del Pasche Monaco, Jürg Schmid, explicaba que había aceptado al maquiavélico Texeira como cliente, a pesar de que éste había sido rechazado en el resto de bancos monegascos. « Evidentemente, es conocido; mundialmente conocido. Existe un riesgo de reputación. Sabemos que ha recibido dinero por hacer favores, pero no es política [...] Decidimos juntos que lo aceptábamos porque nos trajo 30 millones de euros, que no es una cifra baladí ».

Estas revelaciones atrajeron la atención de los investigadores brasileños y, después, de los estadounidenses. Éstos pudieron, en cooperación con las autoridades judiciales monegascas y suizas, conseguir los extractos bancarios de Texeira en el Pasche. En el punto de mira de los norteamericanos, se encuentra el exresponsable del fútbol brasileño, contra quien el Departamento de Justicia ha emitido una orden de detención internacional por corrupción.

¡Oh, sorpresa!, los investigadores han identificado en su cuenta un pago de 22 millones de euros, realizado en enero de 2011 y procedente del grupo catarí Ghanim bin Saad Al Saad & Sons Group (GSSG). Ese holding, especializado en el sector de la construcción y dirigido por el hombre de negocios Ghanim bin Saad al-Saad (leer aquí nuestra investigación en francés), está en el epicentro de las investigaciones de corrupción relacionadas con la adjudicación del Mundial 2022 a Qatar.

Ghanim bin Saad al-Saad, jefe del grupo GSSG y ex director general del fondo soberano Qatari Diar. © D.R. Ghanim bin Saad al-Saad, jefe del grupo GSSG y ex director general del fondo soberano Qatari Diar. © D.R.

El 17 de noviembre de 2010, dos semanas antes de las votaciones, el grupo GSSG había financiado un partido amistoso en Doha entre Brasil y Argentina, encuentro que, según creen los investigadores, sirvió para convencer a los delegados de estos dos países para que votasen por Qatar. Según el diario británico The Guardian, el grupo GSSG abonó 8,6 millones de dólares por el partido, de los cuales 5,5 millones fueron a parar directamente a las cuentas de sociedades vinculadas con intermediarios de las federaciones argentina y brasileña. Julio Grondona, el exresponsable de la federación argentina, está acusado de cobrar, entonces, un millón de dólares en sobornos.

Los investigadores brasileños y norteamericanos sospechan que los 22 millones abonados por el grupo GSSC, en la cuenta que Texeira tenía en el Pasche Monaco, pudieron servir para comprar su voto, pero también el de otros dignatarios del futbol mundial. A principios de 2013, se efectuaron varias transferencias desde su cuenta y los beneficiarios eran personas físicas conocidas como « Warner Bros », « Mohammed » y « Leoz ».

Nombres elocuentes para los investigadores, que encuentran ahí un vínculo potencial con varios miembros de la FIFA: Jack Warner, entonces presidente de la Confederación de Fútbol de América del Norte, América Central y Caribe; el catarí Mohamed bin Hammam, presidente de la confederación de fútbol asiática y Nicolas Leoz, presidente de la Confederación de América del Sur.

Al habla con Crédit Mutuel, la entidad asegura no estar al corriente de la apertura de la cuenta de Teixera en el Pasche y defiende que su filial realizó todas las diligencias de conformidad necesarias relativas a las transacciones... El banco Pasche (que en 2015 compró el grupo Havilland) no ha querido hacer declaraciones.

Las Justicias de Brasil y de Francia se preguntan ahora si existe alguna vinculación entre este caso y otra investigación, efectuada en París por la Fiscalía Nacional Financiera (PNF, por sus siglas en francés), relacionada con la compra del 5% del capital de Veolia; la operación la llevó a cabo en abril de 2010 el fondo soberano Qatari Diar, que aprovechó la operación para pagar 182 millones de euros en comisiones ocultas a sociedades pantalla radicadas en Chipre, Malasia y Singapur.

Qatari Diar, propiedad del Estado de Qatar, estaba dirigido entonces por... Ghanim bin Saad al-Saad, el máximo dirigente del grupo GSSG. Y 45 de los 182 millones fueron a parar a las arcas de una empresa de Singapur denominada Suria, controlada por alguien de su entorno. La Fiscalía Nacional Financiera investiga estos pagos, para comprobar si los 22 millones que Texeira recibió del grupo GSSG proceden de la operación Qatar Veolia.

Versión española : Mariola Moreno, infoLibresocio editorial de Mediapart. Edición Irene Casado Sánchez.

Si vous avez des informations à nous communiquer, vous pouvez nous contacter à l’adresse enquete@mediapart.fr. Si vous souhaitez adresser des documents en passant par une plateforme hautement sécurisée, vous pouvez vous connecter au site frenchleaks.fr.

Continùa leyendo en Mediapart Acceso ilimitado al periódico participación libre en el club Abonarse