La ley rusa sobre los «agentes extranjeros» amordaza a las ONG

Por

Cuatro años después de la adopción de la ley sobre los « agentes extranjeros », Amnistía Internacional hace balance de una reglamentación tan grotesca como surrealista, pero muy eficaz para acallar a la sociedad civil. El Ministerio ruso de Justicia ha incluido en el registro a 148 ONG, lo que va en detrimento de la reputación de estas organizaciones. De ellas, 27 han echado el cierre.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

De nuestra corresponsal en Ginebra (Suiza).- Han pasado cuatro años desde la entrada en vigor, el 21 de noviembre de 2012, de la ley federal nº 121-FZ, destinada a « regular las actividades de las organizaciones no comerciales que actúan como agentes extranjeros ». Cuatro años en los que las ONG más respetadas del país se han peleado con las indescriptibles trabas administrativas. De ellas, 148 han sido incluidas forzosamente en el registro del Ministerio de Justicia de « agentes extranjeros », 27 de las cuales se han visto obligadas a renunciar al trabajo que llevaban a cabo o a suspenderlo provisionalmente.