Brutalidad policial en Francia: el honor perdido del ministro del Interior

Por

Desde su llegada al ministerio del Interior, Gérald Darmanin no ha dejado de adular al ala más extremista de las fuerzas del orden. El resultado es un desorden general marcado por un importante aumento de la violencia policial en Francia. Es hora de establecer las responsabilidades políticas en esta deriva autoritaria.

Acceso a los artículos es sólo para suscriptores.

Fue hace unos días en la tribuna de la Asamblea Nacional. Haciendo alarde del proyecto de ley de « seguridad global », el ministro del Interior Gérald Darmanin atacó duramente a Jean-Luc Mélenchon. « ¡Grandeza, sí, grandeza de la Policía y los gendarmes! ». Un poco más tarde, Darmanin reiteraba ante los parlamentarios: « Estoy muy contento, muy contento de ser un defensor de los agentes de Policía [...] Honor a la Policía ».